La parodia obscena puede herir sentimientos ¿es violencia cultural?

Con relación a un ¿poema?  ¿recitado? durante la entrega de los Premios Ciudad de Barcelona:

No voy a citar su nombre, no le voy a dar publicidad, aunque sí quiero mencionar a verdaderos poetas que en su día fueron críticos con el poder dominante, pero que supieron hacerlo con buen gusto y respeto. La zafiedad nunca puede ser arte ni buena literatura. Yo me quedo con Alberti, Benedetti, Neruda, Hernández o Machado.

La libertad de expresión es una de las columnas de las democracias, pero la responsabilidad también debe de serlo. Desde mi punto de vista ese seudo poema parodiando de una manera obscena la oración principal de los cristianos, pronunciado en un acto público, es un insulto a las creencias o tradiciones de millones de personas y una provocación innecesaria.

Los actos públicos institucionales, con presencia de autoridades en virtud del cargo que ostentan por decisión de los ciudadanos,  tienen unas formalidades, que no son otra cosa que respeto y buena educación.

Yo no considero arte o buena literatura lo expresado por una señora que dice ser poetisa, tampoco considero oportuno que la representación institucional aplauda expresiones que pueden ser ofensivas para una parte muy importante de las personas que representa.

Creo que están haciendo un flaco favor a la causa que dicen servir con actitudes irreverentes  y poco integradoras. Me pregunto si esa parodia obscena: ¿es violencia cultural?

Pedir respeto es lo único que se pide. Creo que  incluso algunos de los votantes, que respaldan a esas autoridades a las que me refiero, se lo demandan.

¡Buenas noches y mucha paz!

Nota.- Las interrogaciones del título expresan mi duda sobre si realmente “eso” se puede calificar de poema y recitado

Javier Jiménez Olmos

16 de febrero de 2016

 

NACIMIENTO Y DESARROLLO DEL ESTADO ISLÁMICO

INTRODUCCIÓN

La invasión de Irak, llevada a cabo por una coalición militar liderada por Estados Unidos, ha sido una catástrofe para la estabilidad de Oriente Medio. El entonces Secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, ya advertía de la cautela que se debía tener con esa invasión. Powell, miembro del partido republicano y militar de enorme prestigio, sonaba como una voz disonante dentro de los halcones de su partido. No obstante, permaneció leal a su presidente George W. Bush y no abandonó su puesto, a pesar de sus dudas sobre la invasión en busca de las supuestas armas de destrucción masiva que poseía en régimen iraquí de Sadam Husein.

El 20 de marzo de 2003 comenzó la anunciada invasión y los temidos ejércitos de Sadam Hussein fueron derrotados en pocas semanas. El presidente Bush dio por concluida la victoriosa guerra el primero de mayo de ese mismo año. No se encontró, ni se ha encontrado, rastro alguno de las armas de destrucción masiva. Las otras dos grandes excusas para esta aventura invasora fueron la implantación de la democracia y la connivencia del régimen de Sadam Hussein con Al Qaeda. Con el paso del tiempo tampoco han demostrado ser ciertas tales afirmaciones.Caida estatua Sadam

El 9 de abril de 2003 una grúa norteamericana derribaba la estatua de Sadam Hussein que se alzaba en la Plaza Paraíso. Con esa estatua caía el régimen, pero con ella también lo hacía algo más importante: la estabilidad en la región de Oriente Medio. Todo el equilibrio de poder interno y externo se iba al traste con esta invasión tan mal planificada como gestionada, algo que ya muy pocos se atreven a discutir a la vista de todo lo sucedido desde entonces. Collin Powell no erraba, había que tener mucha precaución.

Para gestionar la ocupación se designó a Paul Bremen (conocido como Jerry) un diplomático norteamericano que demostró tener escasa o nula sensibilidad con el país y las gentes a las que se suponía debería de administrar como máximo responsable de la fuerza ocupante. Nunca llegó a comprender que el pueblo iraquí lo consideró un invasor. Testigos próximos a su persona cuentan que Bremen se sorprendía de que la resistencia atacara a norteamericanos: “¿Por qué están matando norteamericanos?” Una pregunta inocente y que denotaba el escaso conocimiento de lo que sucedía a su alrededor.

La primera orden oficial de Bremen fue la disolución del partido Baaz, que había sustentado al régimen de Sadam Husein. Una orden que no sopesó las terribles consecuencias que tendría para el futuro de Irak y la región. A partir de ese momento miles de burócratas y militares perdieron su empleo. El estado quedó sin administración pública, sin fuerzas armadas y de seguridad. Un estado que no garantizaba ni la seguridad ni las actividades administrativas más elementales. Paul Bremen no tuvo en cuenta que la gran mayoría de esas personas militaban en el partido Baaz por pura conveniencia o necesidad para mantener su trabajo. El administrador norteamericano cometió el grave error de atajar una ideología castigando a los individuos. No sólo desmanteló el estado sino que se ganó millones de enemigos.

EL NACIMIENTO DE LA INSURGENCIA IRAQUÍ

El pueblo humilde sufrió las consecuencias, pero los dirigente baazistas no estaban resignados a perder su poder militar, político y económico, y estaban dispuestos a luchar y a convencer a millones de sus compatriotas para combatir al invasor y sus aliados internos y externos. Pronto, los depuesto y perseguidos altos mandos militares de Sadam formarían una alianza de conveniencia con los otros grandes enemigos de los invasores: los salafistas wahabistas suníes.

Pero no sólo fueron las motivaciones egoístas de recuperar el poder perdido las que motivaron creación de la insurgencia. En todas las actividades humanas las emociones son primordiales y en este caso el sentimiento de indignidad tuvo una gran influencia en los insurgentes. Recuperar la dignidad perdida por una invasión y una derrota militar fue una motivación muy importante a la hora de reclutar insurgentes.

Paulatinamente la insurgencia fue derivando hacia terrorismo contra objetivos civiles chiíes principalmente. La rivalidad suní-chií era creciente, los suníes consideraban traidores a los chiíes a los que consideraban cómplices de la invasores. A tal punto llegó la rivalidad que en la primavera de 2004 los chiíes, a las órdenes del clérigo Muqtada al Sadr, crearon sus propias milicias para defenderse contra sus enemigos sunís. Sin embargo, para los norteamericanos esa lucha sectaria no era prioritaria.22_zarqawi

Abus Musab al Zarqaui

Después de la invasión aparece la figura de Abus Musab al Zarqaui, que comienza a introducir el elemento sectario anti-chií y establece lazos con Al Qaeda. En 2006 se había generalizado la guerra civil en Irak. Por una parte la insurgencia suní y por la otra las milicias chiíes. Los norteamericanos no podían controlar el conflicto. Ese año, los informes de la inteligencia norteamericana afirmaban que se iba perdiendo la guerra en Irak, lo que obligó al presidente Bush a destinar 20.000 soldados estadounidenses más a los que ya estaban en ese país. Además, tuvieron que negociar con las tribus suníes para que colaboraran contra la insurgencia. Con ambas medidas los ataques disminuyeron en casi un 80%. Pero el primer ministro iraquí, el chií Nuri al Maliki, echó por tierra estos logros al desarrollar una política sectaria favorable a los intereses chiíes.

NACIMIENTO DEL ESTADO DE IRAK Y DE LEVANTE (ISIL)

En junio de 2006, el líder de Al Qaeda en Irak (AQI), desde la invasión Abu Musab al-Zaraqaui, murió a causa de un bombardeo norteamericano. Pero lejos de aplacarse la contienda por la muerte del líder insurgente, se recrudeció por todo el país. En octubre de 2006 emerge el nuevo líder Abu Bakr al Bagdadi que crea el Estado Islámico de Irak (ISI, Islamic State of Irak). A finales de 2007 ya se contabilizaban, desde el comienzo de la contienda en 2003, más de 200.000 iraquíes muertos y 4.000 soldados de la coalición invasora.

Muchos de los insurgentes fueron enviados a prisión desde el comienzo de la invasión. Y es en una de esas prisiones, Camp Buka, donde nace el embrión del EI, con Abu Bakr al- Baghdadi como líder supremo, como ya se ha dicho previamente. Otro grave error de invasores y dirigentes chiíes. Camp Buka se convirtió en una verdadera escuela de radicalismo, con al Bagdadi como alumno más aventajado. Muchos de los que allí entraron sin ninguna formación salafista fueron adoctrinados por aquellos que sí la tenían. Camp Buka proporcionó una ideología aquellos que no la tenían. Al Bagdadi se educó en la Universidad de Bagdad y durante su internamiento en Camp Buka consiguió aglutinar a baasista y salafistas. En esa cárcel fue internado después de su captura en Faluya en 2004.

Al Bagdadi se rodeó de jefes del Ejército de Sadam Husein: Abu Muslima Turkmani (ex miembro inteligencia iraquí) y Abu Ali al Anbari (general del ejército iraquí). Al Bilawi uno de los jefes del EI murió a manos del ejército iraquí actual, tenía organigrama de la cúpula del EI. Al Bagdadi y Turkmani se conocieron en Camp Buka junto con otros dirigentes del actual EI. Alrededor del Califa Ibrahim (Al Bagdadi) se encuentran ex dirigentes baasistas, una alianza contra natura de salafistas y nacionalistas laicos. Al Duri, número 2 del gobierno de Sadam Husein, que se encuentra en paradero desconocido, ha alabado la lucha del EI. Uno de los hombres cercanos a él, Abu Ayman al Iraqui es uno de los miembros principales del Consejo Militar del EI, como Abu Ahmed al Alaui, también ex militar de Sadam.Hombres de Sadam en la cúpula del EI

De nada sirvieron las advertencias que hicieron desde algunos sectores moderados del chiísmo y responsables de seguridad internacionales sobre el peligro de esa cárcel. Los norteamericanos argumentaron que era imposible conseguir otra instalación donde se pudieran internar 35.000 personas. El resultado fue que el 15% de los liberados se enrolaron en la insurgencia de nuevo y que 18 de 27 líderes de Estado Islámico de Irak y Levante (Islamic State of Iraq an Levant, ISIL) provenían de Camp Buka.

Los líderes del ISIL eran oficiales y soldados del ejército de Sadam Husein, jefes de tribus suníes, veteranos de la insurgencia suní en Irak y antiguos combatientes en Afganistán y otros lugares de conflicto. Líderes que conocían las técnicas de combate norteamericanas porque habían luchado contra ellos durante muchos años. Todos son expertos en las lucha asimétrica, en el sabotaje, y la guerrilla urbana. Poseían tanques, artillería, vehículos armados. Mucho de este material provenía de la captura las fuerzas armadas sirias e iraquíes, otro lo habrían obtenido mediante compras en el mercado negro con el dinero del que abundantemente disponen.

Los norteamericanos no prestaron demasiada atención a las actividades iniciales del ISIL, pero estos maniobraron oportunamente en sus primeros tiempos para conseguir el apoyo de Al Asad (al que ahora combaten ferozmente) para lanzar sus ataques desde  Siria. Fue un acuerdo de conveniencia con el objetivo común de debilitar el poder norteamericano en Irak. No hay que olvidar que muchos de los miembros del ISIL eran miembros del partido Baaz, el mismo al que pertenece Al Asad.

En 2011 las protestas pacíficas contra el régimen de Al Asad se transforman en insurrección. Los actores internacionales comienzan a jugar sus cartas a favor o en contra del régimen. Comienza la guerra civil en Siria. La guerra civil continuaba en Irak. En el 2012 el Primer Ministro Malaki arresto a un miembro de su propio gobierno acusándolo de terrorismo. Y como represalia, en 2013 ordenó atacar las ciudades de Faluya y Mosul, reductos de los suníes.

El ISIL continuaba con su doble estrategia de guerra en Siria e insurrección y terrorismo en Irak. Mientras que los medios occidentales se centraban en noticias sobre la captación de combatientes para el ISIL en Occidente, la mayor recluta para la organización se efectuaba en Asia Central, Norte de África y Oriente Medio. Con una importante cantidad de combatientes procedentes de Chechenia y los Balcanes. Al Bagdadí rechazaba la disciplina de Al Qaeda y pedía a su filial en Siria, Al Nusra, que se uniera al ISIL.brevecronologia

EL ESTADO ISLAMICO (EI)

A partir de 2014 ISIL simplifica su nombre y se transforma simplemente en Estado Islámico (EI o IS o Daesh). En Siria combatían contra las fuerzas de Al Asad y contra los rebeldes opositores al régimen. Ese año, Raqqa (Siria) es la primera ciudad que reconoce al EI. En enero penetran en Iraq y toman Faluya y Mosúl. El ejército iraquí se colapsa ante el empuje del  EI  y por su propia desmoralización y corrupción (algunos soldados iraquíes no cobraban sus salarios porque se lo quedaban sus mandos). En junio de 2014, el EI proclamó el califato universal sobre el que reclamó plena soberanía. A finales de ese año, el EI controlaba un territorio, entre Siria e Iraq, similar a la extensión de Jordania.

El EI ha sido capaz de sembrar el terror a través de los modernos medios de comunicación que utiliza masivamente para desmoralizar a sus oponentes y transmitir orgullo de pertenencia a sus seguidores. Occidente, con el presidente norteamericano Obama a la cabeza, ha reaccionado construyendo una Coalición Militar, a la que se han incorporado algunos países árabes. Mientras, Turquía, miembro de la OTAN, permite a las fuerzas del EI cruzar sus fronteras para llegar hasta Irak de un modo más cómodo y seguro. Es la misma Turquía que aprovecha la guerra de Siria para atacar a los Kurdos y adquirir el petróleo que el EI vende en el mercado negro.

No hay pruebas de la eficacia de los bombardeos de la coalición, aunque si las hay de la efectividad del apoyo ruso a Al Asad. Desde que Moscú ordeno, en octubre de 2015 bombardear posiciones de opositores al régimen sirio, los avances del ejército de Damasco han sido significativos, del mismo modo que lo son los de los kurdos, apoyados por Estados Unidos, que no han cesado de recuperar territorio conquistado por el EI.

FACTORES QUE HAN FACILITADO EL SURGIMIENTO DEL ESTADO ISLÁMICO

EL EI ha crecido entre otras razones por: en primer lugar, los años de conflicto interno sectario en Irak; y después, por el fracaso de los gobiernos chiíes iraquíes después de la invasión de 2003, y la represión del régimen de Al Asad en Siria. El Estado Islámico se denominó originalmente Estado Islámico de Irak (Islamic State of Iraq, ISI) porque el país donde estaba establecido desde 2006, entonces era una filial de Al Qaeda formada por pequeños grupos suníes iraquíes. El ISI se infiltró entre los rebeldes sirios en el 2011. En abril de 2013 Abu Bakr Al Bagdadi anunció que el grupo lucharía tanto en Irak como en Siria y pasó a denominarse Estado Islámico de Irak y Levante (Islamic State of Iraq and the Levant, ISIL) lo que provocó el disgusto de Ayman al Zawahiri, responsable internacional de Al Qaeda, que deseaba que sólo actuara en Irak. A partir de entonces la filial siria de Bin Laden fue el grupo salafista Frente Al Nusra. El conflicto sirio se complicó todavía más porque estas facciones se enfrentaban entre sí.

El ISIL tuvo que buscar una identidad propia para distinguirse de su competencia fundamentalista. La opción fue la expandir el terror de una manera tan cruel que hasta fue criticado por la propia Al Qaeda. Ejecuciones sumarísimas, decapitaciones y otras prácticas como la de quemar vivos a su enemigos, fueron transmitidas a través de sus avanzadas producciones propagandísticas. Occidente, no ha sabido resolver el dilema libertad y responsabilidad, y los medios de las democracias han hecho el juego a los terroristas repitiendo incesantemente sus atrocidades, que es justo lo que ellos pretenden.

Después de la toma de Mosul en junio de 2014 adoptaron el nombre definitivo de Estado Islámico (EI o en inglés Islamic State, IE) declarándose califato y reclamando la soberanía en todo el Islam. También comenzó a extender el terrorismo fuera de Irak y Siria, así como a reclutar extranjeros para su causa. Al Qaeda quedaba cada vez más desplazada como organización central de islamismo más radical y violento.El califato del EI

Según informes de diversas agencias de inteligencia, se calcula que el número de extranjeros combatiendo en Siria a favor del EI desde 2011 es de más de 20.000, de los que unos 3.500 son europeos y norteamericanos. Precisamente estos últimos son una gran preocupación para los gobiernos occidentales ya que a su retorno podrían cometer atentados en sus respectivos países de origen.

No obstante, la mayoría de los combatientes reclutados por el EI son sirios o iraquíes, según los servicios de inteligencia norteamericanos (CIA) la cantidad de estos enrolados locales oscila entre 20.000 y 35.000 individuos, la mayoría de ellos procedentes de tribus locales suníes. El  EI tiene fuerza principalmente en los territorios suníes. Su potencial disminuye cuando ataca zonas que no son de mayoría suní, tal como les ha sucedido al intentar penetrar en los territorios dominados por los kurdos en la región de Kobane.

EL GOBIERNO DEL CALIFATO

Pero en los territorios ocupados, aun siendo de mayoría suní, el EI tiene otros problemas. Aunque han sido capaces de gobernar aplicando estrictamente la sharia, y han adquirido capacidad de financiación a través de la venta de petróleo principalmente, no han tenido, sin embargo, tanto éxito en la gestión administrativa como estado debido a su falta de experiencia en estos menesteres, lo que ha provocado descontento en poblaciones como Mosul y Raqqa donde sufren continuos cortes de electricidad y colapso de otros servicios fundamentales para la comunidad.

Muchos suníes han preferido la mano dura del EI a la de sus antiguos dominadores, bien hayan sido chiíes, kurdos o baazistas, a quienes han asociado con años de injusticias y humillaciones. Por otra parte, algunos grupos islamistas suníes apoyados por las monarquías del Golfo o Turquía, así como la filial de Al Qaeda, Al Nusra, han sido incapaces de resistir el empuje del EI. Los suníes que no respaldan al EI tampoco confían en otros aliados que les puedan ayudar, ni tampoco en el gobierno iraquí. El EI, por el momento no tiene rival en el liderazgo de los movimientos suníes.Gobierno del EI

El EI se ha organizado como un estado con sus ministerios, tribunales y servicios sociales. Atrae a musulmanes marginados que viven en Occidente porque encuentran un ideal de vida y sobre todo una alternativa a la marginación. Atrae a los jóvenes musulmanes porque les da una razón de ser, una identidad. Hay que tener en cuenta que en los países musulmanes no hay ni democracia ni estado de derecho y que en los occidentales no se sienten integrados. El EI les da una oportunidad, incluso de morir como héroes pero, además, también paga a sus combatientes lo que es muy importante para millares de jóvenes desesperados por la falta de empleo y de proyecto de vida.

DIFERENCIAS DEL ESTADO ISLÁMICO CON AL QAEDA

El EI, proclamado el 29 de junio de 2014 por Ibrahim Awwad Ibrahim Ali al Badri al Samarayi, alias “Abu Bakr al-Bagdadi” (el califa Ibrahim para sus seguidores), no es solamente un movimiento terrorista. En su ideología y comportamiento aparecen factores totalitarios y ultraderechistas, su financiación con actividades ilícitas o de contrabando, con ventas de petróleo y obras de arte en el mercado negro, junto con la extorsión y los impuestos revolucionarios, pertenecen al ámbito de las actividades mafiosas. El EI es una rebelión contra la historia colonial y la humillación en los conflictos más recientes en Oriente Medio en Israel, Afganistán, o Irak. Ofrece una salida real a la utopía, crean un estado y toman un  territorio.

El EI constituye un nuevo reto antiterrorista con respecto a Al Qaeda, por lo tanto, hay que revisar las estrategias para combatirlo. Como aparece con los mismos objetivos a largo plazo que Al Qaeda se pensó que valdrían para atajarlo el mismo proceder que con esa organización. Sin embargo, hay diferencias ostensibles. Para empezar, el EI no es puramente una organización terrorista. Usa el terrorismo como táctica pero su finalidad, como está demostrando, es crear un estado real, con territorio, con recursos y administración propia.

Al Qaeda contaba con muy pocos miembros, no disponía de territorio y no se enfrentaba a ejércitos organizados en lucha abierta. El EI dispone de un numeroso ejército (entre 30 y 40 mil efectivos), conquista territorio, dispone de capacidades militares, de sistemas de comunicación, de infraestructuras de mando y control, y sobre todo de importantes recursos económicos. En resumen actúa como un seudoestado. Por tanto, para eliminarlo además degradar sus capacidades militares es necesario aislarlos política e ideológicamente mediante la inteligencia y la diplomacia.150216154939_is_1_fighters_624_spanish

140926112701_syria_foreign_fighters_only_chart_18_09_spanish

Al Qaeda nace contra la invasión soviética de Afganistán y se forja durante diez años de lucha. En principio, tuvo el apoyo de agencias de inteligencia norteamericanas en sus inicios ya que se trataba de combatir al enemigo soviético. Del mismo modo, obtuvo financiación de países árabes, como Arabia Saudí y otras monarquías del golfo. Los jerarcas saudíes y sus vecinos del Golfo siempre han estado muy preocupados de la expansión de cualquier doctrina socialista que pudiera afectar a sus privilegios.

El Estado Islámico tiene su origen en la invasión de Irak en 2003. La visión de Al Qaeda era la de combatir al enemigo cercano, es decir, los musulmanes que habían abandonado el verdadero comino que marca la doctrina del Islam, y al enemigo lejano,  que son los infieles occidentales responsables de las desdichas de los musulmanes por su explotación y por sus costumbres inmorales. En cambio, el EI nace con objetivo más específico: luchar contra los invasores norteamericanos y los chiíes iraquíes.

Al Qaeda constituía una insurgencia global con movilización contra comunidades seculares. El EI opera en un territorio (al modo militar), proclama un estado suní, con aplicación de la sharía y reconfiguración de las fronteras creadas por el colonialismo; tiene una autoridad política, religiosa y militar sobre todos los musulmanes personificada en Al Bagdadi (el califa Abrahaim).

Toda la inteligencia preparada en la lucha contra Al Qaeda se ha tenido que revisar. Casi tres cuartas partes de los líderes de esa organización se han eliminado recurriendo a los ataques con drones, ataques aéreos y fuerzas especiales, ambos medios se pueden usar sin ocasionar víctimas colaterales (o hacerlo en número reducido) en medios rurales o en las montañas. Pero el EI se ha instalado dentro de las poblaciones civiles, en las que utilizar los métodos anteriores pueden producir innumerables víctimas colaterales.

El OPERATIVO DEL ESTADO ISLÁMICO

En 2011, cuando comienza la rebelión contra el régimen de Al Asad, el embrión del EI aprovecha la situación de caos y establece en Siria su base de operaciones. Mientras tanto, en Irak capitaliza la debilidad del gobierno central y la retirada de las tropas norteamericanas para avanzar sobre ese territorio. Otro factor importante a tener en cuenta es la política sectaria del primer ministro iraquí, Nouri al-Malaki a favor de sus correligionarios chiíes y en contra de los suníes. Así, el EI encuentra un camino allanado en Irak el apoyo de las tribus suníes, los insurgentes anti norteamericanos y los militares del disuelto ejército de Sadam Hussein, todos unidos bajo la marca ISIS (como también se ha dicho, así se denominaba antes del 2014 al actual EI)

En 2014 conquistan en Irak los importantes feudos suníes de Faluya y Ramadi, entre otras causas por las deserciones masivas de miembros del ejército regular iraquí, mayoritariamente chií, que consideraban no estaban defendiendo su territorio y, por lo tanto, carecían de motivación alguna. A continuación, el EI comenzó el avance hacia Mosul, Tikrit y al-Qaim, importantes zonas estratégicas y ricas en petróleo.

En enero de 2014, cuando el ISIS cambia su denominación y pasa a llamarse simplemente Estado Islámico, al mismo tiempo que proclama el califato universal para todos los musulmanes. En esos momentos combaten en sus filas 15.000 extranjeros de 80 países diferentes, con un reclutamiento estimado de 1000 efectivos por mes.Califato universal

LA FINANCIACIÓN DEL EI

Vigilar las fuentes de financiación de Al Qaeda y cortar su suministro ha sido eficaz pero con el EI han surgido nuevas fuentes de obtener recurso más difíciles de combatir. Aunque se sospecha que todavía reciben donaciones de grandes fortunas de países del golfo que sostienen y fomentan los movimientos salafistas más radicales, el EI tiene fuentes de financiación propias.

El EI ha diseñado un modelo de autofinanciación dentro de los territorios ocupados a través de: la venta de petróleo en el mercado negro (principalmente en Jordania y Turquía) que proporciona entre uno y tres millones de dólares diarios; el dinero de los bancos de las  ciudades que, como Mosul, han sido capturadas; la venta de antigüedades, joyas, coches, maquinaria y hasta electrodomésticos confiscados en las zonas conquistadas; el control de los transportes a los que cobra impuestos de movimientos de bienes; el cobro de rescates de secuestros; el producto de las cosechas de trigo y algodón en la parte noroeste de Siria considerada el granero de este país; los impuestos a los granjeros de las áreas bajo su control; y los impuestos a empresas de agua, electricidad y telefonía.

LA PROPAGANDA DEL EI

Al Qaeda perdía apoyo popular desde el 2007. La organización de Bin Laden atraía a sus seguidores con el altruismo religioso, la piedad, el ascetismo guerrero, la vida sencilla en cuevas o campos de entrenamiento, con una vida austera en la que no estaba permitido el alcohol ni el sexo fuera del matrimonio. Pero el EI cambia esa mentalidad para producir un impacto mucho mayor en el reclutamiento. En cierta medida, para su banderín de enganche toma mucha de la parafernalia gloriosa y de integración que ya usan algunos grupos marginales en Occidente.

Para ello proclaman el califato que les proporciona una referencia y autoridad religiosa. Usan sin restricciones la brutalidad como arma para intimidar a sus enemigos y eliminar a los disidentes, al mismo tiempo les sirve para aumentar el aura de fortaleza. EL EI lanza un mensaje de aventura para hombres y mujeres. Un sitio donde lograr poder personal, sentido de sí mismo y de la comunidad. El EI opera en las ciudades donde pueden intimidar y atraer al mismo tiempo a un mayor número de personas con mayor repercusión mediática y, por tanto, propagandística.

El enrolamiento es inmediato, sin demasiadas pruebas de acceso. Los hombres pueden disfrutar de compañía sexual y están bien pagados y pertenecen a un califato inmediato y no utópico como predicaba Bin Laden. En resumen, se puede decir que miembros del EI disfrutan de la gratificación primitiva: poder, sexo, dinero, sentido de pertenencia y gloria inmediata, además de promesas del paraíso.

CONCLUSIONES

Las opciones para combatir al EI en Siria e Irak pasan por la vía política y militar. La diplomacia para buscar aliados, principalmente entre las tribus suníes y debilitar sus fuentes de financiación. Pero lo más importante es su aislamiento ideológico, para lo que cometer errores como el rechazo al musulmán, la no aceptación de los refugiados, los bombardeos con efectos colaterales y atrocidades cometidas por grupos opuestos, proporcionan un buen argumento para la anti propaganda del EI. A todo ello hay que añadir un gran plan de desarrollo económico para la zona que incremente el bienestar de sus habitantes y reduzca las desigualdades sociales.

Mientras no se consiga unos niveles de desarrollo humano adecuados en la región, como en otras del planeta, serán campo abonado para el surgimiento de extremismos violentos. El califato universal que pretende El estado Islámico, no es sino la manera de extender su influencia entre los musulmanes del mundo entero.

Cuentan con un gran aliado: el descontento de muchas poblaciones que viven en la opresión, marginación 0 la miseria.

Javier Jiménez Olmos

7 de febrero de 2016

TODO POR LA “PASTA” (SOBRE LA VISITA DE ROHANI A ROMA)

Hace un par de semanas se publicó en este blog un artículo sobre los derechos humanos en Arabia Saudí (https://jjolmos.wordpress.com/2016/01/04/arabia-saudi-el-triunfo-de-los-petrodolares-sobre-los-derechos-humanos-2/). Los dirigentes de las grandes democracias occidentales no han tenido ningún recato en hacer negocios con los saudíes, a pesar de las vulneraciones sistemáticas de los derechos humanos y del proselitismo de sus dirigentes en favor de la versión más fundamentalista del Islam.

Ahora Irán se incorpora a la comunidad internacional y esos, que ignoraron o fueron complacientes con Arabia Saudí, también parecen dispuestos a “reír las gracias” a los fundamentalistas iraníes (https://jjolmos.wordpress.com/2016/01/24/iran-vuelve-a-la-escena-esta-vez-como-amigo/ ). La primera prueba ha sido en Roma. Una cosa es respetar las creencias y otra muy distinta compartirlas. Una cosa es respetar los símbolos religiosos y otra ocultar las obras de arte porque a alguien le pueda molestar la belleza de un desnudo.desnudos romaSi alguien le molesta una obra de arte porque la considera obscena, en los países democráticos no la mira y basta. Si alguien no bebe alcohol porque sus creencias no se lo permiten es muy respetable y no le obligarán a beberlo, pero si el resto de los comensales quieren hacerlo, en una democracia no se puede impedir.

Si estos detalles son importantes, los son aun más el respeto a los derechos humanos, que están por encima de cualquier creencia sea política o religiosa. Y a los dirigentes saudíes y a los iraníes, como a todos los dictadores, hay que hacerles comprender que deben respetar los derechos humanos.

Como ya se explicó en anteriores artículos de este blog, que siempre se ha manifestado en defensa de los musulmanes, de su cultura y de su religión, una cosa es el Islam y otra bien distinta su dictadores. Dictadores que en este caso usan la interpretación más interesada de los textos sagrados para mantener subyugados e ignorantes a sus compatriotas.

No todo vale, nadie obliga a dar la mano a una mujer, pero para la cultura occidental es una falta de educación discriminar sin ese saludo a las mujeres. Hay que hacérselo saber y entender a esos dirigentes fundamentalistas. Y hay que transmitir al pueblo musulmán que sólo una interpretación errónea de los textos sagrados puede inducir a tal comportamiento con relación a las mujeres.

No todo vale, no se puede consentir todo para hacer negocio. Entre otras razones porque cuando esos dirigentes occidentales y sus empresas patrocinadoras quieran hablar de valores nadie les va a creer. Y porque no se puede seguir consintiendo que desde Arabia Saudí (y otras petromonarquías) y desde Irán se sigan transmitiendo las dos versiones más integristas del Islam a los musulmanes en particular y al mundo entero en general.

No puede ser que esa Europa insolidaria con inmigrantes y refugiados musulmanes reciba, con complacencia casi servil, a aquellos que han contribuido a fomentar los conflictos en Oriente Medio con las consecuencias tan trágicas para millones de personas, que también son musulmanes.

El “todo por la patria” no se puede convertir en “todo por la pasta” o por “el petróleo y el gas”

Javier Jiménez Olmos

27 de enro de 2016

IRÁN VUELVE A LA ESCENA. ¿ESTA VEZ COMO AMIGO?

INTRODUCCIÓN. IRÁN VUELVE A LA ESCENA INTERNACIONAL

La liberación de diez marinos norteamericanos por parte de Irán, el 10 de enero de 2016, fue el preludio de la implementación de los acuerdos sobre el programa nuclear, alcanzados durante el 2015 por Irán y el llamado Grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y  Alemania). Una puesta en escena muy bien diseñada para demostrar al mundo que Irán y Estados Unidos podían resolver sus contenciosos de una manera pacífica e inmediata. Pocos días después, se realizaba un intercambio de prisioneros entre ambas naciones. Era la señal de que al día siguiente se levantarían las sanciones.

Los principales artífices del acuerdo sobre la limitación del programa nuclear iraní, el Secretario de Estado norteamericano John Kerry y el Ministro de Asuntos Exteriores iraní Mohammad Javad Zarif podían sentirse orgullosos de que las relaciones entre ambos países y, por ende, la de Irán con todo Occidente, comenzara a volver a la normalidad. Irán dejaba de ser un enemigo el llamado “día de la implementación del acuerdo sobre el programa nuclear”.firma acuerdo kerry zarif

Irán fue durante el periodo del gobierno del Sha Reza Pahlevi un baluarte contra la expansión soviética en tiempos de la guerra fría. No importaba que fuera un dictador implacable, sobre todos contra aquellos que se atrevían a militar en partidos relacionados con la izquierda próxima a Moscú, era un “amigo” al que se le proporcionaba armas para ser una potencia en la región y para amedrentar a sus propios compatriotas disidentes.

Pero con la revolución de 1979, que significó la llegada al poder del ayatola Jomeini y toda la parafernalia fundamentalista, los norteamericanos y los occidentales pasaron a ser objetivo de las iras del nuevo régimen, se acabo la amistad, máxime cuando el petróleo pasó a ser gestionado por la fiel Guardia Revolucionaria, cuando los dirigentes jomeinistas manifestaron su intención de acabar con el Estado de Israel y cuando los más exaltados seguidores de la revolución asaltaron la embajada norteamericana y secuestraron a sus funcionarios[1].

LAS SANCIONES CONTRA IRÁN

Las primeras sanciones contra el régimen de teocrático de los ayatolas se producen como consecuencia de la toma de la embajada de Estados Unidos en Teherán en 1979. Las más recientes, y que mayor impacto han causado en la economía iraní, han sido debidas al  desarrollo del programa nuclear, por el temor de que este condujera a la fabricación de armamento atómico. Estas sanciones, que se han tomado a partir del año 2006, con el beneplácito de Naciones Unidas, han producido limitaciones en el comercio, las transacciones financieras y la compra de material militar por parte del régimen iraní.

La Unión Europea, también ha sancionado a Irán en materia financiera y de seguros, en la compra de petróleo y gas, en la venta de tecnología, en el comercio de minerales preciosos como oro y diamantes, y en el acceso a aeropuertos.

La implementación del acuerdo sobre el programa nuclear[2] va a significar el levantamiento de todas esas sanciones, aunque Estados Unidos no va a hacerlo con aquellas previas al programa nuclear. El gobierno iraní se ha comprometido a reducir el número de centrifugadoras para enriquecer el uranio necesario destinado a fabricar bombas nucleares, a reducir el uranio enriquecido almacenado y a desmantelar el reactor de agua pesada de Arak. Según los inspectores de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) los iraníes están cumpliendo lo acordado, por lo tanto, ha comenzado el levantamiento de las sanciones según lo acordado el pasado verano de 2015.

IMPACTO ECONÓMICO DEL LEVANTAMIENTO DE LAS SANCIONES A IRÁN

Irán se encuentra en una delicada situación económica, lo que sin duda ha contribuido a ablandar la dureza tradicional contra Occidente de los dirigentes iraníes después de la revolución de 1979. La firma del acuerdo para limitar su programa nuclear va a significar reintegrase a la política y la economía mundial.

A partir del 16 de enero de este 2016, Irán podrá vender su petróleo sin restricciones, volver al sistema financiero mundial y recuperar los fondos congelados por valor de 100 mil millones de euros. Estados Unidos está comprometido a devolver más de 1.500 millones de dólares de los fondos del Sha destinado a la venta de armamento, que fueron congelados tras la revolución jomeinista.

Irán necesita vender petróleo como base fundamental para recuperar sus ingresos. En el año 2012 vendía 2,5 millones de barriles de crudo diarios, mientras que actualmente solo tan solo vende un millón. Para cubrir sus presupuestos necesita llegar hasta 4 millones pero, para ello, precisa tecnología que debe adquirir principalmente en el mercado occidental. No le faltarán problemas, a pesar de su vuelta a los mercados, si el precio del barril continúa a la baja provocada por su gran rival económico, político e ideológico en la región, Arabia Saudí.petroleo

El fin del embargo y la reintegración al sistema económico mundial ha despertado el interés de de estados y compañías privadas. En los últimos tiempos más de cien grandes empresas privadas y unos cincuenta países han visitado Teherán en busca de negocio. Las grandes multinacionales petroleras como la francesa Total y la anglo-holandesa Shell van a negociar con la Compañía Nacional de Petróleo Iraní controlada por las élites de la Guardia Republicana. La Compañía Nacional de Petroleros, también en manos de esas élites, volverá a los mercados europeos. Esta compañía es la responsable, además, de la distribución de productos en los puertos iraníes y posee la mayor flota de petroleros de Oriente Medio.

España también está atenta a lo que pueda suceder para participar de esta oportunidad que brinda el levantamiento de las sanciones a Irán. El Ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo ha declarado que Irán planea construir una refinería Algeciras, lo supondría una activación económica y una importante creación de empleo en esta comarca andaluza donde el paro roza el 40%.

OPOSICIÓN AL ACUERDO NUCLEAR: LA INTERIOR, ISRAEL Y ARABIA SAUDÍ

No todo el mundo es feliz con el  acuerdo sobre el programa nuclear y el levantamiento de sanciones. La rama más radical del régimen teocrático acusa al gobierno del primer ministro Rohani de haber hecho demasiadas concesiones con el acuerdo, posiblemente estén temerosos de perder el poder que hasta ahora tienen y los privilegios que le dan tener el control de los recursos naturales del país. Explotan el sentimiento antioccidental, que ellos mismos han contribuido a fomentar.

Israel es otro de los grandes descontentos con el levantamiento de las sanciones. Le preocupa la influencia política que Irán puede desarrollar tras la implementación del acuerdo sobre el programa nuclear, teme que el aumento de su poder económico, como consecuencia del levantamiento de las sanciones, le lleve a incrementar más su ya importante poder militar. Convienen recordar que Irán siempre ha sido muy hostil con el Estado de Israel y que este, a su vez, lo considera uno de sus peores enemigos.mapa

Pero  el más afectado en todos los órdenes -político, económico, ideológico, militar y económico- es Arabia Saudí, su gran rival[3]. Arabia Saudí es el principal país musulmán aliado de los Estados Unidos y el segundo en la región después de Israel. Ahora teme que el acercamiento de Estados Unidos y la Unión Europea debiliten esa privilegiada posición a favor de Irán.

El rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz[4], desde su toma de posesión se ha mostrado duro con el régimen chií de Teherán. Aunque no hay enfrentamiento directo si los hay indirectos, a modo de guerra fría[5], en Siria y Yemen donde apoya al bando contrario que lo hace Irán. En efecto, en Siria es el principal soporte de al Asad y en Yemen apoya a los rebeldes Houtis chiíes[6].

Salman no ha dudado en mostrar su poder contra los chiíes ejecutando recientemente a un clérigo chií junto con otros 46 disidentes, acusándolos de terrorismo[7]. Ha creado una fuerza militar árabe para luchar en Yemen contra los Houthis, a los que apoya Irán, y ha formado una gran coalición de países musulmanes contra el terrorismo. Irán teme que estas fuerzas militares son un pretexto para amenazarle.

No obstante, Irán y Arabia Saudí tienen un enemigo en común: Daesh (el Estado Islámico). Sin embargo, ambos tienen una visión diferente del problema: Arabia Saudí cree que Daesh es una reacción contra el régimen de Al Asad protegido por Irán, mientras que Irán piensa que Daesh es un producto del fundamentalismo wahabista saudí.

EL POTENCIAL MILITAR IRANÍ

Irán es una potencia militar en Oriente Medio. No es tarea fácil encontrar datos oficiales sobre sus gastos militares, la composición de sus fuerzas armadas, el número de efectivos y sus capacidades logísticas y operativas. Propio de una dictadura, la transparencia en esta y otras materias es escasa. Durante los últimos años, como consecuencia del programa nuclear, ha estado sometido a un riguroso control de compra de material de guerra e incluso de doble uso.

Se estima que el número de efectivos militares es superior al medio millón, además de los más de cien mil que constituyen la poderosa Guardia Republicana. Posee unos tres mil carros de combate y más de ochocientos aviones militares. Su marina dispone de unos 250 buques de guerra de distintas modalidades y 14 submarinos. Además cuenta con sistemas de misiles tierra-aire de medio alcance y misiles tácticos tierra-tierra.Armamento-iraní

A pesar del embargo, Irán ha proporcionado armamento a Iraq, armas ligeras, cohetes y lanzaderas y 7 aviones de segunda mano de fabricación rusa, tipo SU-25. Las propias autoridades iraníes han confirmado que desde noviembre de 2014 han abastecido al gobierno de Al Asad y a Hezbollá con diverso armamento. Pero su capacidad de compra de material militar se ha reducido considerablemente debido al embargo.

Los últimos datos contrastados que se disponen sobre sus gastos militares datan de 2012. Según el SIPRI (Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo), ese año Irán tuvo un gasto  militar de 11.453 millones de dólares. Hay que tener en cuenta que según esa misma fuente, en el 2014, Israel gastó 15.906 millones de dólares y Arabia Saudí 80.762 (el cuarto mayor gasto mundial, por detrás de Estados Unidos, China y Rusia). El Instituto francés IRIS en su L´Armée Stratégique 2015 estima que el gasto militar iraní en 2014 fue de 17.700 millones de dólares, lo que supuso el 4,13% de su PIB y una reducción del 14% con respecto al año anterior.

Es de esperar que con el levantamiento del embargo y la liberación de los fondos para la compra de armamento congelados desde 1979 pueda adquirir armamento y tecnología militar próximamente. Vendedores no les van a faltar, entre otros los norteamericanos que a buen seguro van a recuperar el contante de esos fondos congelados vendiendo el armamento que por contrato iban destinados a compras militares. Rusia no ha perdido el tiempo, con el levantamiento Putin ha ordenado la reanudación de de un programa de provisión de misiles antiaéreos por un valor de 800 millones de dólares.

LOS DERECHOS HUMANOS EN IRÁN

El levantamiento de las sanciones por el cumplimiento por parte iraní de lo acordado sobre el programa nuclear no puede hacer olvidar que Irán es todavía un país donde no se respetan los derechos humanos. Informes de organizaciones como Amnistía Internacional y Human Right Watch así lo acreditan.

Amnistía internacional lo expresa en su informe anual de 2015: las autoridades restringen la libertad de expresión, asociación y reunión, arrestan sin las suficientes garantías procesales a disidentes, activista, defensores de los derechos de la mujer y periodistas; se practica la tortura con total impunidad; hay un elevado número de ejecuciones; y todavía hay sentencias de amputaciones y lapidaciones.stop execution in iran

Human Right en el informe de 2015 dice que no hay mejoras significativas durante el primer año de la presidencia de Rohani. Señala el informe que elementos represivos dentro las fuerzas de seguridad, la inteligencia del estado y el sistema judicial continúan perpetrando abusos contra los derechos de los ciudadanos. Según este informe, hay ejecuciones, especialmente relacionadas con tráfico de drogas. Además las fuerzas de seguridad e inteligencia detienen a periodistas blogueros, periodistas y disidentes políticos.

CONCLUSIONES

Irán vuelve a la escena internacional, y eso es una buena noticia. Abre caminos para la resolución de conflictos como el de Siria y Yemen, para suavizar las relaciones con Estados Unidos y la Unión Europea, y proporciona la esperanza de que la dictadura teocrática iraní dé pasos hacia un sistema democrático que permita un mayor bienestar y libertad para sus ciudadanos.

Pero esa esperanza de bienestar y libertad para sus ciudadanos puede quedar truncada si esta nueva etapa de relaciones sólo tiene como finalidad el establecimiento de negocios lucrativos. Unos negocios que servirán para enriquecer a poderosas industrias transnacionales y a las élites iraníes. ¿Qué llegará a las sufridas gentes de Irán?

Los iraníes son víctimas de de dictadores, primero el Sha, luego los ayatolas, estos últimos en nombre de de Dios. Por eso desde Occidente, las sociedades democráticas deben exigir la transformación del sistema iraní, de modo que esta apertura económica no se traduzca en una justificación para que los dirigentes actuales, con su ideología regresiva, se perpetúen en el poder. No es aceptable que un posible crecimiento económico sirva de argumento a esos dirigentes para preservar su status y sus leyes represivas.

Occidente, el de los valores democráticos, sería cómplice de tal continuidad si no antepusiera los valores democráticos, la paz justa, la del bienestar, la dignidad y los derechos humanos, sobre el negocio puro y duro. Los ciudadanos occidentales y mundiales convencidos de los valores democráticos deben anteponer la ética al negocio, la libertad al beneficio y los derechos humanos por encima de cualquier creencia.

La agenda económica y militar no es suficiente a la hora de tratar con Irán o con Arabia Saudí. Ambos países son responsables de la expansión de dos formas de entender el Islam que ha incendiado Oriente Medio y han fomentado ideologías fundamentalistas. El Islam es enorme, grandioso, millones de musulmanes se siente orgullosos de serlo, lo que no significa que comulguen con las doctrinas de algunos de sus dirigentes, máxime cuando las usan como modo de someterles.

La agenda de la seguridad humana, de los derechos humanos, de la paz justa tiene que ser una prioridad. Irán vuelve a la escena internacional, como amigo. Una amistad que no puede quedar en pura mercancía.

[1] Ver Irán: la negociación sobre el programa nuclear en: https://jjolmos.wordpress.com/2013/11/12/iran-la-negociacion-sobre-el-programa-nuclear/

[2] Ver El pacto sobre el programa nuclear de Irán en https://jjolmos.wordpress.com/2015/04/07/el-pacto-sobre-el-programa-nuclear-de-iran/

[3] Ver Aumento de la tensión entre Irán y Arabia Saudí: alerta para la paz mundial en http://www.entreparentesis.org/blog/822-aumento-de-la-tension-entre-iran-y-arabia-saudi-alerta-para-la-paz-mundial

[4] Ver Arabia Saudí: nuevo monarca, viejos problemas en https://jjolmos.wordpress.com/2015/01/25/arabia-saudi-nuevo-monarca-viejos-problemas/

[5] Ver La guerra árabe iraní agrava el conflicto en Siria en http://entreparentesis.org/wp-content/uploads/kalins-pdf/singles/la-guerra-fria-arabe-irani-agrava-el-conflicto-en-siria.pdf

[6] Ver Yemen en guerra: Tormenta Decisiva en https://jjolmos.wordpress.com/2015/04/02/yemen-en-guerra-tormenta-decisiva/

[7] Ver Arabia Saudí: el triunfo de los petrodólares sobre los derechos humanos en https://jjolmos.wordpress.com/2016/01/04/arabia-saudi-el-triunfo-de-los-petrodolares-sobre-los-derechos-humanos-2/

Javier Jiménez Olmos

24 de enero de 2016

 

BOMBAS NUCLEARES CAYERON SOBRE PALOMARES (ALMERÍA). HACE CINCUENTA AÑOS

accidente de palomares

El 17 de enero de 1966, hoy hace 50 años, dos aviones estadounidenses chocaron en vuelo, sobre los cielos de Almería, durante una maniobra rutinaria de reabastecimiento en vuelo. Uno de ellos portaba una carga mortífera de cuatro bombas nucleares. Los españoles de entonces vivían ajenos a lo que sucedía en aquellas bases norteamericanas que se habían instalado en su territorio nacional, y ni mucho menos sabían que los aviones de las fuerzas aéreas  estadounidenses volaban sobre el espacio aéreo español con bombas nucleares.ReabastecimientoLos norteamericanos, amparados por el régimen franquista, ocultaron la magnitud del desastre y las consecuencias del mismo. Alguna, como la de la contaminación del suelo por plutonio, perdura hasta nuestros días. Pudo ser aún peor si alguna de las bombas hubiera llegado a estallar, aunque también usaron la propaganda para extender la noticia de que esa explosión era imposible ya que los artefactos no estaban armados para hacerlo.

En cualquier caso, una lección de la historia que los más jóvenes deberían conocer. Es muy posible que hechos como este del accidente del los aviones norteamericanos sobre las tierras almerienses no vuelva a suceder jamás. Los controles democráticos deben de impedir que las operaciones militares, y muy especialmente las de terceros países, se realicen dentro del territorio nacional sin el conocimiento y consentimiento de los ciudadanos. Y es una lección para comprender lo que ha sucedido y sucede en muchas partes del mundo.

Las potencias occidentales, con Estados Unidos a la cabeza, siempre han defendido los valores de la democracia y la libertad, pero no han tenido escrúpulos a la hora de apoyar, patrocinar o sostener a dictadores que han servido a sus intereses. Dictadores, que siempre predican el amor a la patria, pero que no tienen escrúpulos a la hora de ofrecer su suelo, sus mares o su espacio aéreo a los intereses de aquellos que les amparan, aunque para ello pongan en riesgo la seguridad de sus compatriotas.

España no fue una excepción, los norteamericanos han provocado golpes de estado y han apoyado regímenes dictatoriales allá donde les ha interesado, para lo cual han utilizado todos los medios de los que han dispuesto, incluidos los ilegales como el soborno  o la fuerza. Los soviéticos, durante el periodo de la guerra fría, también hacían el mismo juego en sus zonas de influencia. Una gran parte de los españoles de la España del dictador Franco fueron “víctimas ignorantes” de esta perversa y oscura lucha de  poder entre soviéticos y norteamericanos.

Con el fin de recordar lo que ha sido la cooperación con los Estados Unidos desde el franquismo a la democracia, y el periodo de la guerra fría, se recomienda ver en este mismo blog:

LOS CONVENIOS DE COOPERACIÓN DE ESPAÑA CON ESTADOS UNIDOS DURANTE LA GUERRA FRÍA 

https://jjolmos.wordpress.com/2012/05/15/los-convenios-de-cooperacion-de-espana-con-estados-unidos-durante-la-guerra-fria/

EL MURO DE BERLÍN: INICIO Y FINAL DE LA GUERRA FRÍA

https://jjolmos.wordpress.com/2014/11/07/el-muro-de-berlin-inicio-y-final-de-la-guerra-fria-2/

Javier Jiménez Olmos 

17 de enero de 2016

NACIONALISMO E IZQUIERDISMO

Aunque este blog está dedicado preferentemente a tratar asuntos relacionados con seguridad internacional, ciertos aspectos de la actualidad nacional llevan a reflexionar sobre una duda que arrastro desde hace muchos años. Sin más pretensiones que intentar aclarar esa duda, publico este artículo:

Intento hacer algunas reflexiones sobre la compatibilidad del nacionalismo y el izquierdismo.

El nacionalismo es una concepción romántica de un territorio geográfico, que idealiza su cultura, sus tradiciones y sus gentes, que son por lo general miembros de la misma etnia, religión o cultura. Es integrador para los que comulgan con la idea nacionalista, sin embargo es excluyente, y a veces agresivo, contra los que no la comparten.

El nacionalismo, como sentimiento, como emoción, es desinteresado, pero como suele suceder con la religión es utilizado como arma cuando interesa para defender privilegios o buscar ventajas.

El izquierdismo, en su estado puro, es también idealista, pero a diferencia del nacionalismo, su ámbito no esta limitado por la geografía, ni por la religión o cultura, ni por las razas.

El izquierdismo es internacionalista, es revolucionario y poco defensor de privilegios étnicos, culturales o religiosos. Es integrador en el sentido solidario y excluyente, y agresivo, históricamente hablando. La lucha de clases es en claro ejemplo.

Por eso, cuando desde determinadas posiciones de izquierda se defiende el nacionalismo como prioridad indiscutible, es muy difícil de comprender la unificación de esas dos concepciones ideológicas.

Desde una posición pura de izquierdas, la solidaridad debería ser más importante que el patriotismo. Para decirlo claramente, para un izquierdista puro del Prat de Llobregat (Barcelona) sería más importante defender a un minero de La Unión (Murcia) que a un banquero de Reus.

Por eso, yo no lo entiendo muy bien, si hay que decidir entre una cosa u otra o se es nacionalista o se es de izquierdas, no todo a la vez. Y si no que alguien me lo explique (soy consciente de la provocación, queda abierto el debate)

Javier Jiménez Olmos

11 de enero de 2016

ARABIA SAUDÍ. EL TRIUNFO DE LOS PETRODÓLARES SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS

INTRODUCCIÓN

Arabia Saudí de nuevo en las primeras páginas por asuntos relacionados con los derechos humanos. No es algo nuevo, el régimen saudí vulnera continua y sistemáticamente los más elementales derechos humanos. Ahora es por la ejecución de 47 personas acusadas de terrorismo. Es la punta del iceberg de todas las violaciones de la dignidad humana que se dan en ese país. Sin embargo, los poderes occidentales lo consideran uno de los principales aliados económico, político y militar en la Región de Oriente Medio[1]. Para los intereses de las potencias occidentales, con Estados Unidos a la cabeza, poco importa que los gobernantes saudíes no respeten los derechos humanos.

Hasta 1979, Irán, con el Sha Reza Pahlevi al frente, era el principal aliado norteamericano en la región. La revolución liderada por el Ayatolla Jomeini, acabó con la dictadura del Sha. A los occidentales tampoco les importaba que este gobernara con mano de hierro contra los que se atrevían a disentir de su régimen. Los iraníes, con la revolución jomeinista, pasaron de un régimen dictatorial a otro, pero para los intereses occidentales ya no convenían los nuevos dirigentes, era imposible entenderse con ellos. Por eso, Irán pasó a convertirse en uno de  los principales enemigos de Occidente.

La impuesta teocracia iraní era un poderoso enemigo que se debía neutralizar. El islamismo más radical había triunfado y para contrarrestarlo había que apoyar a otros estados de la región. Y una vez más, olvidándose de la coherencia y de los valores democráticos, Occidente apoyó a Sadam Husein, por entonces dictador de Iraq, en su sangrienta guerra contra Irán que se desarrolló entre 1980 y 1988, y continuó, e incremento, su relación con Arabia Saudí y otras monarquías árabes del Golfo.

Arabia Saudí tenía, y tiene, un régimen  basado en la más rigurosa interpretación del Sagrado Corán. Lo que no fue ni ha sido obstáculo para que la monarquía saudí tenga un lugar destacado en la comunidad internacional, y para que dirigentes internacionales mantengan una excelente relación con los príncipes saudíes, a los que facilitan todo tipo de negocios y a los que consienten toda clase de excentricidades poco acordes con los valores democráticos occidentales y musulmanes. Los “petrodólares”  mandan, y la “democracia” se supedita a los intereses.

No se pretende en este trabajo hacer una crítica a los musulmanes, a su forma de entender la vida y mucho menos a sus creencias religiosas, que como todas las creencias son respetables siempre que no se utilicen como excusa para atacar a quienes no las comparten. Mucho menos es una crítica a los habitantes de Arabia Saudí u otros países musulmanes. Muchos de ellos viven en una opresión fabricada con una interpretación del Sagrado Corán favorable a los que ostentan el poder. Sí se trata de invitar a la reflexión de musulmanes y no musulmanes para comprender la responsabilidad de los dirigentes políticos y religiosos sobre ciertos comportamientos contrarios a los derechos humanos, derechos que son universales y que, por lo tanto, deben anteponerse a cualquier normativa religiosa.

ISLAMISMO RADICAL. EL WAHABISMO

La monarquía saudita es seguidora de la doctrina del ideólogo Muhammad Ibn Abdul al Wahab (1703-1787), que a su vez predicaba siguiendo el ejemplo de Ibn Haubal (780-855), teólogo y jurista, acérrimo defensor del tradicionalismo musulmán[2]. El argumento principal es que la decadencia del Islam se debe al abandono de la pureza primitiva predicada por el Profeta Muhammad. Es una doctrina purista, basada en la sharía o ley coránica (según su particular modo de entenderla), la intolerancia religiosa y la discriminación de la mujer.

Algunos de los principales preceptos del wahabismo son:

  • Sólo Ala es digno de adoración
  • La herejía se castiga con la muerte
  • Castigos corporales por:
    • Adulterio, lapidación
    • Robo, amputación
    • Consumo de alcohol

En el wahabismo el poder religioso y el político se confunden, lo que le hacer ser una doctrina perfecta para mantener un régimen dictatorial y subyugar a la población. La ideología wahabista surge en la península arábiga cuando el imperio otomano comienza a decaer, pero es a partir de los años treinta del siglo veinte cuando se retoma con fuerza. Las riquezas que comenzó a proporcionar la venta de petróleo hicieron que el wahabismo saudí se expandiera por el islam mayoritario suni donde los árabes tenían y tienen mayor influencia.

ARABIA SAUDÍ Y LA EXPANSIÓN DEL ISLAMISMO RADICAL

El wahabismo puede ser considerado como responsable ideológico del islamismo más radical e integrista. En esa ideología se incluye la de Daesh (Estado Islámico). El anteriormente mencionado al Wahab estaba dentro de la tradición salafista. Los salafistas consideran que el abandono de las fuentes del Corán y los contactos con otras religiones y culturas ha contaminado la forma de vida del Islam esplendoroso de los primeros tiempos. Predica que la democracia de  modelo occidental y el modernismo son nocivos para el Islam.

El wahabismo condena a todos los musulmanes que no comparten su teología, lo que sirve de justificación teológica para la violencia. Los textos de al Wahab son usados por Daesh (Estado Islamico), aunque los dirigentes saudíes se consideran los verdaderos representantes de de esas doctrinas wahabistas, y argumentan que Daesh se ha desviado de esa doctrina.

Los clérigos wahabistas en alianza con los poderes saudíes han usado esa interpretación rigurosa e integrista del Islam para contrarrestar cualquier disidencia. Durante los años sesenta y setenta del pasado siglo fue efectiva para combatir el auge panarabista de corte socialista. En los ochenta, el rey Fahd expandía la doctrina wahabista por el mundo suní con versiones del Corán acordes con esa teología. Los petrodólares daban la oportunidad de ese proselitismo mundial.

Puede, que en parte, ese wahabismo intolerante haya tenido influencia en la mente de algunos musulmanes para engancharse a la violencia y al terrorismo. Cuando Los soviéticos invadieron Afganistán en 1979, el wahabismo contribuyó a que millares de jóvenes musulmanes se unieran a la yihad contra los infieles. No obstante, hay que señalar que Arabia Saudí combate el terrorismo de Daesh, aunque puede que  las razones para combatirlo no sean por sus creencias religiosas, que comparten en la mayoría de sus postulados, sino como forma de preservar el  poder económico, político y militar en la región. Últimamente, en Arabia Saudí incluso han llegado a perseguir a los sospechosos de financiar a Daesh.

LOS DERECHOS HUMANOS EN ARABIA SAUDÍ

La reciente ejecución del jeque  Nimr Baqir al Nimra, considerado un reformista chií, junto con otras 46 personas, todos acusados de terrorismo, ha sacado a la luz una vez más el escaso bagaje democrático del régimen saudí. Según Amnistía Internacional en 2013 se ejecutaron 64 personas, en 2014 fueron 88 y en 2015 se han contabilizado al menos 140. Sólo en el periodo comprendido entre agosto de 2014 y junio de 2015 se ejecutaron a 175 personas, una cada dos días. Arabia saudí lidera el ranking mundial de ejecuciones junto con Irán, Irak, China y Estados Unidos.image_content_23517427_20150529211922

La cifra es impresionante, desde 1985 en Arabia Saudí se han ejecutado 2208 personas por veredictos de los clérigos. Los juicios han carecido de las más elementales garantías democráticas. Casi la mitad de los ejecutados han sido extranjeros que ni tan siquiera dispusieron de un traductor para poder expresar sus alegaciones. Muchas de las confesiones fueron realizadas mediante coacciones y torturas según afirman organizaciones implicadas con los derechos humanos como Amnistía Internacional o Human Right Watch.0,,18843035_401,00

En su informe anual 2014-2015, sobre El estado de los derechos humanos en el mundo[3], Amnistía Internacional detalla algunas de las vulneraciones de esos derechos en Arabia Saudí:

  • “El gobierno restringe la libertad de expresión, reprime a los disidentes, arresta y encarcela a los críticos, incluyendo a los defensores de los derechos humanos”
  • “La nueva legislación equipara actividades críticas contra el gobierno con el terrorismo”
  • “Discrimina a la minoría chií”
  • “La tortura de los detenidos es una práctica común”
  • “La mujer está discriminada en la práctica y en la ley y esta desprotegida contra la violencia sexual y doméstica a pesar de las nuevas leyes que criminalizan la violencia doméstica”
  • “Expulsan a millares de trabajadores extranjeros, aún con el riesgo de que en sus países de origen tengan riesgos de no ser respetados sus derechos humanos”
  • “Hacen extensiva la pena de muerte en ejecuciones públicas”

En septiembre de 2015 el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas completó su revisión periódica de esos derechos en Arabia Saudí. Según Amnistía Internacional “el gobierno saudí aceptó la mayoría de las recomendaciones pero rechazó otras como la de la urgencia de ratificar el Convenio Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos de la Naciones Unidas “El gobierno se ha comprometido a desmantelar y abolir el sistema de tutorización y vigilancia de la mujer y permitirle mayor libertad para viajar, trabajar, estudiar y casarse, aunque todavía no ha dado pasos discernibles para llevara a cabo estos compromisos”.

El mencionado informe de Amnistía internacional dedica especial atención a las vulneraciones de los derechos humanos en Arabia Saudí con relación a:

  • La libertad de expresión, asociación y reunión
  • Los de los defensores de los derechos humanos
  • Las leyes antiterroristas y la seguridad
  • Los arrestos y las detenciones arbitrarias
  • La tortura a los detenidos
  • La discriminación de la minoría chií
  • Los derechos de la mujer
  • Los derechos de los trabajadores inmigrantes
  • Los castigos corporales inhumanos y degradantes
  • La pena de muerte

Por su parte Human Right Watch en su Informe Mundial del 2015[4] insiste en los mismas vulneraciones del informe de Amnistía Internacional: “encarcelamiento de disidentes políticos, discriminación contra la mujer y minorías religiosas, carencia de medidas para proteger a los trabajadores extranjeros, detenciones y juicios sin garantías, y una nueva ley antiterrorista que puede criminalizar las protestas pacíficas contra el régimen”. Human Right Watch destaca que durante la última visita del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, a Arabia Saudí en marzo de 2014 no trató con las autoridades saudíes  los asuntos relacionados con los derechos humanos. Por otra parte, añade el informe, que los Estados Unidos no criticaron la violación de los derechos humanos en Arabia Saudí en el informe del anual del Congreso norteamericano de ese mismo año.

ARABIA SAUDÍ DEFENSORA DE LOS DERECHOS HUMANOS EN LA ONU

En septiembre de este año 2015, Faisal Trad, embajador de Arabia Saudí en Ginebra fue elegido Presidente del  Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que es un órgano consultivo compuesto por cinco miembros cuya responsabilidad es seleccionar a los representantes de diferentes naciones para las 77 posiciones que tratan los asuntos relacionados con los derechos humanos.

El director ejecutivo de UN Watch[5] manifestó que “era un escándalo que quien había decapitado este año más personas que el Estado Islámico dirigiera un panel sobre derechos humanos” y añadió que “los petrodólares habían triunfado sobre los derechos humanos”. Sin embargo, no hubo objeciones oficiales por parte de las democracias occidentales.

En 2013 Arabia Saudí fue elegida miembro del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas hasta 2016. No es que ese Comité destaque por el gran respeto que algunos de sus componentes tienen hacia los derechos humanos (en él participan países como China, Cuba, Venezuela o Marruecos) pero el nombramiento de Arabia no deja de llamar la atención. En aquella ocasión ni Estados Unidos ni la UE dijeron una palabra de oposición a esa nominación.

ARABIA SAUDÍ CREA UNA ALIANZA ANTITERRORISTA

El 15 de diciembre de 2015 Arabia Saudí el príncipe y ministro de defensa Mohamed bin Salman anunció la creación de una coalición para combatir el terrorismo, liderada por su país y con cuartel general en la capital Riad. La coalición es de carácter militar aunque también contempla otras actuaciones como la del control de la financiación de los grupos terroristas. Según el comunicado del príncipe bin Salman “matar inocentes es contrario a todas las religiones y en particular a la fe del Islam”.

El gobierno saudí ha recalcado que esta alianza no competirá o interferirá en la lucha contra Daesh de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, y que toda su actividad se coordinará con esa coalición. Irán, Irak y Sira, no han sido incluidos en la coalición antiterrorista, por lo que se infiere que Arabia sólo ha buscado países musulmanes de mayoría suni.  Algunos países musulmanes incluidos en la lista de miembros de la coalición han mostrado su sorpresa por esa inclusión con reacciones contrarias, es el caso de Malasia, Indonesia, Líbano y Pakistán. Sin embargo, Turquía sí ha mostrado su complacencia por la creación de esta alianza antiterrorista. Su primer ministro Ahamet Davutoglu ha manifestado que “esta alianza es un paso de los países musulmanes en la dirección correcta”.

El ministro de asuntos exteriores saudí, Adel al-Jubeir para salir al paso de la no inclusión de los países musulmanes de mayoría chií, como Irán e Irak, ha afirmado que no se trata de una coalición anti chií. Al mismo tiempo ha mostrado su insatisfacción con los escasos avances en la lucha contra Daesh de la coalición liderada por Estados Unidos.

LOS GASTO MILITARES DE ARABIA SAUDÍ

Arabia Saudí es el cuarto país que más dedica a gastos militares en el mundo, unos 80.000 millones de dólares, que constituyen el 12% de su PIB. Ese gasto es solo superado por Estados Unidos, Rusia y China. A pesar de ser promotora del islamismo más radical, y de tener un régimen represivo donde no se respetan los derechos humanos, los países occidentales democráticos le venden la mayoría de su armamento y es uno de sus principales aliados en Oriente medio además de estar en la coalición en la lucha contra el Estado Islámico.Gasto militar 2014

Arabia Saudí se está armando de una manera alarmante y lo hace temerosa de que Irán resucite en sus nuevas relaciones con Estados Unidos y Occidentes después de los acuerdos para limitar su desarrollo nuclear. Francia ha firmado, el pasado octubre de 2015, un acuerdo con los saudíes para proporcionarles 30 patrulleras rápidas y tecnología para satélites por un importe de 10.000 millones de euros. Francia también se está negociando la venta cazabombarderos Rafale y tecnología para construcción de centrales nucleares. Recientemente los Estados Unidos han aprobado la venta de 600 misiles Patriot PAC-3 a Arabia Saudí por un importe de 5.400 millones de dólares.SIPRI compra venta armas 2011-2014

Arabia Saudí aumento durante el 2014 su gasto militar en un 54% y se calcula que durante el pasado 2015 la subida ha sido del  52%. Un incremento que no está acorde con el nivel de vida parte importante  de la población saudí. Según un estudio de la Asamblea Consultiva de Arabia Saudí, que elabora estadísticas anuales emitidas por el propio ministerio de Asuntos Sociales saudí, el 22% de la población de ese país está constituida por personas de bajos recursos y que 3 millones de saudíes viven por debajo de los límites de la pobreza. Otros estudios no oficiales, señalan en el nivel de pobreza al 60% de la población, unos 22 millones de personas.

EL PELIGRO DE UN ENFRENTAMIENTO DIRECTO IRÁN-ARABIA SAUDÍ[6]

Durante años, desde 1979, Irán era el único enemigo poderoso de Occidente. Se le acusó de propagar doctrinas radicales, fundamentalistas e integristas contrarias a los valores occidentales y usando como excusa la religión musulmana. Fue un hecho evidente que no debe hacer olvidar que su gran rival en la región Arabia Saudí hacía lo mismo aunque con el consentimiento de sus aliados occidentales con el liderazgo norteamericano.

Arabia y las monarquías suníes del golfo eran una contención contra la expansión chií y contra el país musulmán más hostil con el Estado de Israel, principal aliado de los Estados Unidos en Oriente Medio. Los acontecimientos parecen precipitarse y los desencuentros indirectos entre Irán y Arabia Saudí, que tienen lugar en Siria y Yemen[7],  podrían dar lugar a agresiones directas por alguna de las partes o por las dos.Chíes y suníes mapa

Ambos países luchan por la hegemonía política, económica, militar y religiosa en el mundo musulmán y en Oriente Medio. La rivalidad es ancestral y obedece a causas complejas no siempre ligadas a motivaciones religiosas, aunque estas sean las preferidas por los líderes de ambos países para movilizar a las masas contra los otros. La ejecución del  jeque  Nimr Baqir al Nimra es el detonante de una animadversión larvada a lo largo de los años. La diplomacia internacional debe de actuar con celeridad para que no se desencadene un enfrentamiento entre saudíes e iraníes que podría tener consecuencias imprevisibles para la paz mundial.

Desde la comunidad internacional se debe propiciar un diálogo entre ambas partes antes de que la situación derive en enfrentamiento y agrave la crisis de Siria, ahora que parecía haberse encontrado un camino para resolverla.

Y la comunidad internacional, con las potencias occidentales democráticas, ONG,s  y Naciones Unidas deben comenzar a tratar sin complejos las dictaduras saudí e iraní que tanto han contribuido con sus intransigencia religiosa a extender doctrinas agresivas que muchas veces han conducido al terrorismo.

Una cosa es respetar los sentimientos religiosos, incluso protegerlos, y otra bien distinta es consentir que se propaguen ideologías o doctrinas contrarias a los derechos humanos.

No son responsables los millones de musulmanes en el mundo del uso de la religión que hacen algunos de sus dirigentes y que sirve para manipularlos y subyugarlos.

El Islam merece todo el respeto, pero los derechos humanos también.

Javier Jiménez Olmos

4 de enero de 2016

[1] Ver: Arabia Saudí ¿hacia un cambio de modelo? en: https://jjolmos.wordpress.com/2013/11/26/arabia-saudi-hacia-un-cambio-de-modelo/

[2] Ver: Arabia Saudí: Nuevo monarca, viejos problemas, en: https://jjolmos.wordpress.com/2015/01/25/arabia-saudi-nuevo-monarca-viejos-problemas/

[3] Disponible en: http://www.amnesty.eu/content/assets/Annual_Report/Annual_Report_-_English_-_AIR1415.pdf ,  p. 313

[4] Disponible en: https://www.hrw.org/sites/default/files/world_report_download/wr2015_web.pdf, p. 460

[5] Ver: http://blog.unwatch.org/index.php/2015/09/20/saudi-arabia-wins-bid-to-behead-of-un-human-rights-council-panel/

[6] Ver La guerra fría árabe-iraní agrava el conflicto en Siria, en: http://www.entreparentesis.org/blog/700-la-guerra-fria-arabe-irani-agrava-el-conflicto-en-siria

[7] Ver Yemen en guerra: Tormenta Decisiva, en: https://jjolmos.wordpress.com/2015/04/02/yemen-en-guerra-tormenta-decisiva/

ALGUNAS PROPUESTAS DE PAZ. CONTRA LA GUERRA DE SIRIA Y EL TERRORISMO INTERNACIONAL

Desde los recientes atentados en París no cesa el debate sobre las medidas a tomar para acabar con la amenaza terrorista y la guerra en Siria. Al mismo tiempo, algunas manifestaciones de repulsa y condena de la barbarie y homenaje a las víctimas se han llegado a convertir en actos de fervor patriótico, como si de ese modo se pudiera paliar el dolor de las víctimas y conseguir efectos disuasorios contra los terroristas. Mucho se habla de medidas militares, de bombardeos, incluso de invasiones terrestres.

Es curioso que algunos sectores sociales y mediáticos que en su día constituyeron la vanguardia del “no a la guerra” no tienen recato alguno en sumarse a las tesis belicistas o cuando menos no excluirlas de su agenda. “No sucede lo mismo ahora que en el 2003, Siria no es Irak”, usan como principal argumento para defender el argumento favorable a la guerra. Puede que lleven razón: en Irak no había una guerra y sí la hay en Siria.

La situación en Siria ahora es mucho más compleja que la de Irak en 2003, pero no conviene olvidar que la solución militar de entonces, con una guerra preventiva de invasión, es causa principal de lo que hoy sucede en toda la región y del surgimiento y auge de DAESH (llamado Estado Islámico). Ya casi nadie discute que esa guerra ha conducido a ésta, que las guerras preventivas no han solucionado el problema del terrorismo sino que lo han agravado.

La guerra no es la solución; las políticas militaristas solo conducirán a agravar el problema, a causar más desastre y más víctimas. Por ello, urgen propuestas de paz para afrontar la guerra de Siria y el terrorismo:

–          Una conferencia de paz en la que Irán, Turquía y Arabia Saudí (y las monarquías del Golfo) sean actores principales como países musulmanes con mayor influencia en la región y que en estos momentos tienen intereses contrapuestos que fomentan la violencia. Estados Unidos y Rusia, los demás miembros permanentes del Consejo de Seguridad y la Unión Europea deben patrocinar y, si es preciso forzar, a que se lleve a cabo.

–          Cortar las fuentes de financiación a todos los contendientes, para lo que habría que controlar el flujo de petróleo ilegal procedente de los pozos en poder de DAESH y otras facciones. Del mismo modo, perseguir el tráfico ilegal de obras de arte que a buen seguro se realiza a través de grandes fortunas ubicadas en paraísos fiscales.

–          Suspender la venta de armas a todos los países de la región, las armas con las que se combate en Siria proviene de industrias rusas u occidentales en su gran mayoría. Una de cada cuatro armas que las grandes empresas de armamento producen (la mayoría tienen su sede en los cinco estados miembros permanentes del Consejo de Seguridad) se exportan a Oriente Medio (Arabia Saudí fue el pasado año el mayor comprador).

–          Emplear medios militares para ayudar a los refugiados. Todavía miles de ellos viven en condiciones miserables o intentan cruzar el mar para ponerse a salvo de la guerra. Las grandes potencias y los países de la Liga Árabe disponen de barcos, aviones y otros transportes militares que podrían ser usados con fines humanitarios. Las recientes maniobras de rusos y OTAN y los grandes gastos militares de Arabia Saudí demuestran que sí hay presupuestos suficientes para asuntos relacionados con la disuasión. ¿Por qué no usar esos medios para ayudar a los refugiados?

–          Establecer corredores humanitarios para ayudar a escapar de la guerra. En este caso, y mediante una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, sí sería aceptable la intervención aérea para proteger de posibles ataques contra los que intentan huir de la guerra.

–          Instar a los medios de comunicación a una información responsable y controlar las redes sociales, para que no sean altavoces de la propaganda de los terroristas y para que no difundan mensajes de carácter islamófobo que inciten a la violencia.

–          Preparar un gran plan de desarrollo para la región para proporcionar una esperanza de calidad de vida a los que quedan y a los que están deseando volver. Sin esa condición, la paz nunca será posible.

–          Fomentar los planes de integración para los musulmanes que viven en Occidente basado en la educación e integración, principalmente la de los jóvenes, con la ayuda de los medios de comunicación y las redes sociales. Naciones Unidas ya dispone del instrumento adecuado: La Alianza de Civilizaciones, iniciativa que en estos momentos, más que nunca, conviene impulsar.

–          Dictar sanciones contra aquellos países que amparen, protejan, apoyen o difundan mensajes fundamentalistas que inciten a la violencia y al terrorismo.

La complejidad del terrorismo y el conflicto en Siria requieren una acción  global coordinada en la que puede que no sea evitable la acción militar contra aquellos actores que no quieran adherirse a la solución diplomática. Sin embargo, contra esos disidentes, los bombardeos no serán suficientes y se necesitará la intervención de fuerzas terrestres. Ningún país Occidental, ni tan siquiera Rusia, está dispuestos a emplear a sus soldados sobre el terreno.

No quedaría otra opción que la de apoyar a uno de los contendientes y todos coinciden que es mejor hacerlo con Al Asad. (Paradoja del destino, volver al principio. Es curioso todo lo que se podría haber evitado). En este caso habría que pensar en el día después, suponiendo confirmada la derrota militar de DAESH.

Proporcionar una salida al régimen de Al Asad a través de Irán podría ser la solución. Establecer concesiones a las tribus y población suní que ahora apoya a DAESH, Al Nusra y los principales grupos rebeldes. La creación de un Estado Suní con parte de Siria e Irak no es descartable. Como tampoco reconocer las fronteras de la nación kurda. Habría que reconfigurar fronteras y hacer muchas concesiones principalmente al Irak chií, a Irán y a Turquía. Las ayudas económicas podrían ser la base del convencimiento, y para Turquía también su adhesión a la UE.

Todo de una enorme complejidad y, por tanto, de una enorme dificultad. Pero merece la pena intentarlo. La guerra como solución exclusiva no es la solución para acabar con la guerra y con el terrorismo.

Javier Jiménez Olmos

21 diciembre 2015

Artículo publicado  el 1 de diciembre de 2015 en http://www.entreparentesis.org/blog/752-algunas-propuestas-de-paz-contra-la-guerra-de-siria-y-el-terrorismo-internacional el

TERRORISMO Y ELECCIONES

Comienza en España la campaña para las elecciones legislativas del 20 de diciembre de 2015. Una campaña marcada por los problemas de seguridad relacionados con el terrorismo internacional. Los recientes atentados copan titulares y debates. Los candidatos presentan sus propuestas para paliar, atajar o eliminar este terrible fenómeno. Las consecuencias del terrorismo llegan al ciudadano de a pie no solo en forma de miedo sino también de distracción de los problemas diarios que afectan a su seguridad como personas, a su seguridad humana.

El terrorismo vive de la propaganda, el miedo y la desestabilización. Uno de sus principales logros es centrar toda la atención de ciudadanos y dirigentes en sus atentados. Por eso, flaco favor harían los candidatos si todo el debate electoral se dedicara a ese asunto.

Pero no es solo la razón de no hacer el juego a los terroristas lo que debe hacer reflexionar sobre el contenido de los debates electorales. Los votantes, los ciudadanos y las personas en general tienen el derecho a saber que piensan los futuros gobernantes sobre cómo afrontar los problemas que afectan a la seguridad de cada día, la seguridad de las personas como individuos libres merecedoras de una vida digna.

La seguridad humana se ocupa del bienestar de los ciudadanos, de sus derechos y de su libertad. Es cierto que el terrorismo plantea un grave problema de seguridad, pero  no es único ni exclusivo. Todavía hay desigualdad, pobreza, marginación, desempleo, personas sin hogar, personas sin asistencia sanitaria, refugiados, inmigrantes desamparados, mayores desasistidos, corrupción, crimen organizado, explotación sexual, violencia contra las mujeres…

Mientras existan esas inseguridades no podemos dejar de prestarles la atención necesaria, a pesar de la gravedad del terrorismo. El terrorismo no pude ocultar el debate de esa inseguridad humana diaria. Es responsabilidad de todos, de los candidatos exponer claramente sus propuestas al respecto, y de los electores exigir que las expongan.

Javier Jiménez Olmos

28 de noviembre de 2015

REFLEXIONES PERSONALES SOBRE EL PATRIOTISMO

Confieso que siempre he tomado con mucha precaución los ardores patrióticos. Después de los atentados en París, el pasado 13 de noviembre (2015), las banderas vuelven a ondear con fuerza y todos cantan la Marsellesa. Tampoco me han gustado las adhesiones inquebrantables e incondicionales. En momentos de crisis prefiero la serenidad.

Aunque lleno de dolor por la muerte injusta e innecesaria de seres humanos, ante el terror de una barbarie como los atentados de París no se puede permanecer impasible, prefiero analizar todo lo sucedido y buscar las causas como manera principal de que no vuelva a suceder.Je suis Paris

Todos somos París se dice estos días, y es cierto, las personas de buena voluntad así expresan su solidaridad con las víctimas y se manifiestan contra la barbarie. Pero al mismo tiempo pienso, ¿cuántos de nosotros nos sentimos Bagdad, Kabul, Islamabad, Damasco o Bamako? ¿Cuántos conocemos las banderas de esos países? ¿Quién de nosotros sabe entonar el himno de esos estados? Allí también muere gente cada día, víctimas inocentes de la atrocidad, de la sin razón.Yo soy Mali

Es lógico por otra parte, esta vez han atacado a nuestra cultura, a nuestros vecinos, a nuestros amigos, nos han tocado muy cerca. Han conseguido provocar el miedo y herir el orgullo civilizatorio y como consecuencia han provocado reacciones emocionales. Han logrado que se les declare la guerra – lo que más deseaban los terroristas para legitimar sus atrocidades- han despertado dormidos sentimientos patrióticos para luchar contra el enemigo.

La patria, concepto de definición difícil, de acepción poco unánime. Generalmente, los que hablan mucho de patriotismo suelen atribuirse de manera exclusiva y excluyente el concepto de Patria. Es patriota el que está conmigo, el que ve la patria como yo la veo, caso contrario eres antipatriota, o lo que es peor eres un traidor a la patria.

Estos patriotas no suelen pensar en la parte fundamental de la patria, que no es otra que las personas. Y las personas son libres, al menos de pensar, y por lo tanto pueden pensar de la patria lo que quieran.

En estos días de tanto patriotismo y ardor guerrero de algunos dirigentes políticos, alentados desde algunos medios de comunicación y apoyados por determinados partidos políticos, (afortunadamente, no está sucediendo en España) llaman a la guerra para defender a la patria.

No me gustan tampoco las letras de los himnos nacionales, la mayoría de ellas incitan, ensalzan o recuerdan la violencia –Marsellesa incluida, invito a leer su letra- Prefiero escucharlos sin letra, como el español. Para honrar a los muertos y construir la paz prefiero el respetuoso silencio –una oración si eres creyente-

Prefiero que actúen los servicios de seguridad de los Estados y la Justicia, y si debieran hacerlo las fuerzas armadas que lo hagan de acuerdo con la legalidad internacional y el respeto a los derechos humanos.

Prefiero trabajar para la educación en la diversidad, sobre todo las de las nuevas generaciones para que sepan crecer en el respeto y la tolerancia.

Prefiero contribuir en los medios de comunicación (como este modesto blog) a difundir mensajes positivos de convivencia.

Prefiero dedicar mi empeño a la integración (no imposición) de todas aquellas personas que por diferentes razones deseen compartir su vida dentro de nuestra (también suya) sociedad.

Y prefiero esforzarme para salvar esas brechas que conducen a la violencia desde el análisis de las causas del conflicto y las propuestas basadas en la integración, el diálogo y la ayuda al desarrollo.

Javier Jiménez Olmos

22 de noviembre de 2015