La parodia obscena puede herir sentimientos ¿es violencia cultural?

Con relación a un ¿poema?  ¿recitado? durante la entrega de los Premios Ciudad de Barcelona:

No voy a citar su nombre, no le voy a dar publicidad, aunque sí quiero mencionar a verdaderos poetas que en su día fueron críticos con el poder dominante, pero que supieron hacerlo con buen gusto y respeto. La zafiedad nunca puede ser arte ni buena literatura. Yo me quedo con Alberti, Benedetti, Neruda, Hernández o Machado.

La libertad de expresión es una de las columnas de las democracias, pero la responsabilidad también debe de serlo. Desde mi punto de vista ese seudo poema parodiando de una manera obscena la oración principal de los cristianos, pronunciado en un acto público, es un insulto a las creencias o tradiciones de millones de personas y una provocación innecesaria.

Los actos públicos institucionales, con presencia de autoridades en virtud del cargo que ostentan por decisión de los ciudadanos,  tienen unas formalidades, que no son otra cosa que respeto y buena educación.

Yo no considero arte o buena literatura lo expresado por una señora que dice ser poetisa, tampoco considero oportuno que la representación institucional aplauda expresiones que pueden ser ofensivas para una parte muy importante de las personas que representa.

Creo que están haciendo un flaco favor a la causa que dicen servir con actitudes irreverentes  y poco integradoras. Me pregunto si esa parodia obscena: ¿es violencia cultural?

Pedir respeto es lo único que se pide. Creo que  incluso algunos de los votantes, que respaldan a esas autoridades a las que me refiero, se lo demandan.

¡Buenas noches y mucha paz!

Nota.- Las interrogaciones del título expresan mi duda sobre si realmente “eso” se puede calificar de poema y recitado

Javier Jiménez Olmos

16 de febrero de 2016

 

Anuncios

2 comments

  1. Quiero añadir que esa “señora” no nos ofende a los que tenemos la suerte de saber leer, pensar, discernir…¡Ofende al pueblo!, al pueblo que no tiene la posibilidad de replicar, ¡Insulta al pueblo!, que no responderá con insultos con soeces, con groserías, porque tiene la elegancia natural de la que ella y quienes la aplauden carecen. Se aprovechan, ella y cuantos le ríen sus groserías, de su poder, poder para escenificar para apropiarse de los medios que no son suyos sino de ese pueblo al que insultan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s