Por favor, ¡HABLEMOS DE EUROPA!

Si ignoramos que hay unas elecciones europeas el 25 de mayo próximo, no seríamos capaces de identificar para qué consulta electoral están haciendo campaña la mayoría de los partidos candidatos a obtener representación en el Parlamento Europeo. Hay quienes sostienen la teoría de que los partidos mayoritarios han optado por una campaña de bajo perfil, de modo que los votantes no se sientan motivados a participar, con el fin de que la baja participación pueda favorecerles y, así, ocultar posibles resultados negativos para sus respectivos partidos.

images (1)No creo que ningún político responsable pueda haber pensado en llevar a cabo esta estrategia de provocar la no participación. La democracia es sobre todo participación. Alejar a las ciudadanas y ciudadanos de las urnas podría ser útil a muy corto plazo, pero a medio y largo abriría una puerta muy peligrosa. La abstención suele ser el recurso de muchos desencantados del sistema, y ese desencanto puede ser aprovechado por determinadas formaciones poco proclives a la democracia.

No es difícil recolectar votos entre las filas de los desencantados, basta disponer de alguna capacidad de liderazgo y de mucha propaganda. No es algo nuevo en la historia reciente de Europa, ni algo que no esté sucediendo actualmente. Conviene revisar los últimos resultados electorales de algunos países europeos y lo que las encuestas pronostican para estas próximas elecciones europeas.

Por eso, los partidos candidatos, todos los que realmente crean en el proyecto europeo, tienen que volcarse en estas elecciones, motivar a los electores para convencerles su importancia, de lo decisivas que son para el futuro de Europa, de la que España es una parte tan importante. Hay que hablar de Europa, sin olvidarse de lo local, autonómico o nacional, hay que centrarse en Europa.

images (4)Hace pocos días que ha comenzado la campaña y la sensación es que de Europa se habla poco. Los mítines, debates, intervenciones en los medios y cualquier publicidad relacionada con la campaña se centran en lo de siempre: discusiones partidistas, sectarias, sin argumentación, sin fondo, sin propuestas, llenas de ataques personales y descalificaciones. En resumen, desmotivador.

Las ciudadanas y ciudadanos podemos pensar que se trata de seguir esa estrategia de la que hablamos al principio, aunque insisto, no lo creo. Tampoco quiero creer que los candidatos son ignorantes en materia europea y por eso no hablan de ello; o que piensan que los electores somos ignorantes y es mejor no argumentar sobre lo que desconocemos. Prefiero pensar que actúan de buena voluntad y simplemente siguen una inercia inadecuada para las demandas sociales actuales.

Por ello, para no sembrar dudas, para estar seguro de que están convencidos de la importancia de estas elecciones, ¡hablemos de Europa!

Hablemos de algunos interrogantes que pueden ser puntos de partida para debates sustanciosos, por ejemplo:

– ¿La UE ha convertido a los estados en pseudosoberanos, lo que implica que se hayan convertido en pseudodemocracias?

– ¿Cuál es el modelo del proyecto, una Europa solidaria o una supeditación a la economía de mercado?

– ¿Europa se sustenta en el modelo social -estado del bienestar- y el derecho –democracia- o en las relaciones económicas?

– ¿Ha contribuido el modelo económico a generar confianza?

– ¿Ha contribuido el euro a divergir las economías nacionales?

– ¿Cuáles son las causas de la crisis europea?

– ¿Ha influido en esa crisis la falta de regulación de los mercados financieros?

– ¿Es sólo una crisis financiera?

– ¿Es una crisis de deuda soberana?

– ¿Es necesario reformar el sistema financiero?

– ¿Qué hacer con los paraísos fiscales?

– ¿Dónde está el poder, en los políticos o en los lobbies?

– ¿Cómo afrontar los problemas de: liderazgo, nacionalismos o solidaridad (la vuelta al estado hobessiano)?

– ¿Es aceptable el discurso Norte-Sur? (discurso de la incompetencia “vosotros los del sur sois los responsables de la crisis, habéis vivido por encima de vuestras posibilidades o necesidades”).

– ¿Se está por la integración de Turquía?

– ¿Qué hacer con la política euromediterránea?

– ¿Cuál puede ser el modelo de seguridad y el de la participación en crisis internacionales como las de África, Oriente Medio o Ucrania?

– ¿Cómo incentivar la ayuda al desarrollo, principalmente en África Subsahariana?

– ¿Cómo trabajar para evitar el cambio climático?

– ¿Cómo afrontar el problema de la inmigración?

– ¿Cómo crear empleo digno?

images (2)Hay que convencer a los electores de que todo lo que se decide y sucede en Europa les afecta directamente. Hay que generar confianza y motivar para que las ciudadanas y ciudadanos participen en el proyecto europeo y, por lo tanto, hay que provocar el debate de fondo, en el que se discutan las cuestiones fundamentales, en el que los candidatos argumenten claramente sus posiciones al respecto.

No queremos pensar que no quieren, que no saben o que nos consideran estúpidos.

Javier Jiménez Olmos

14 de mayo de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s