Mes: abril 2014

FORO JÓVENES DE ARAGÓN. LA IMPORTANCIA DE LAS ELECCIONES EUROPEAS

Blw4vlMCQAAoVYOLos encuestas de opinión sitúan a los políticos en puestos bajos en la valoración de los ciudadanos. Además se constata un incremento de polarización e intolerancia en la sociedad, que incluso podría dar paso a episodios violentos como está sucediendo en algunos países europeos. Convencidos de que la democracia se sustenta en una convivencia pacífica, un grupo de jóvenes pertenecientes a diferentes grupos políticos o sociales representativos de la pluralidad aragonesa han tenido la iniciativa de crear un foro de encuentro donde sea posible debatir asuntos que afectan a la sociedad.

La Fundación “Seminario de Investigación para la Paz” de Zaragoza (SIP), considerando el interés de que se diera un diálogo inclusivo entre los jóvenes de distintas adscripciones políticas, recogió la iniciativa como parte de su tradición y aportación a la cultura de paz, y desde esta perspectiva ha contribuido al desarrollo de la idea y a la organización del foro.

BmZ2ea0IEAAQzyGSe pretende por tanto crear un foro de pensamiento y debate de jóvenes en el que se puedan presentar propuestas de cambio para mejorar la vida política y la convivencia ciudadana fuera de la confrontación partidista, dentro de un ambiente de compañerismo y respeto.

Ese foro de diálogo de futuros líderes locales, regionales y nacionales está abierto a la participación de miembros jóvenes de partidos políticos y organizaciones ciudadanas capaces de aportar ideas que contribuyan a mejorar la vida pública y la convivencia. Se busca un ambiente distendido y constructivo propicio al diálogo, que detecte puntos de encuentro sin que por ello nadie tenga que renunciar a su legítima forma de pensar.

Aunque la libertad sea básica a la hora de exponer las opiniones, se ha establecido un acuerdo sobre los rasgos de la participación. Las intervenciones deben ser:

– argumentadas
– documentadas
– respetuosas
– asertivas

Se excluyen las descalificaciones personales o cualquier forma de menoscabar la dignidad de las personas, sean o no miembros del foro. Se practicará el ejercicio del debate razonado y de la crítica positiva documentada, que nunca representará más que a la persona que lo ejerce y no al grupo a que pertenece. Todas las participaciones serán desinteresadas.

Bajo el título “Construyendo Futuro”, El Justicia de Aragón, inauguró el día 25 de noviembre de 2013 el Foro “Jóvenes de Aragón” (FOJARA).

En el Foro participan jóvenes representantes de las ramas jóvenes de los diferentes partidos políticos que presentan y debaten ponencias sobre temas políticos, sociales o económicos, tanto internacionales como nacionales autonómicos o locales.

BmZ1CkvIYAAHOsrEn el I Foro, celebrado en noviembre se presentaron y debatieron ponencias sobre: “Liderazgo en tiempos de crisis ¿qué necesitamos los jóvenes?, “¿Es necesaria la reforma de las instituciones?” y “El papel de la sociedad civil en la política”.

Esta segunda edición del foro ha estado íntegramente dedicada a “La importancia de las elecciones europeas”. En esta jornada, celebrada en la sede de la Fundación “Seminario de Investigación para la Paz de Zaragoza el día 29 de abril”, han participado como ponentes jóvenes pertenecientes a las siguientes formaciones políticas: Chobentú Aragonesista, Chunta; Ciudadanos; Compromiso con Aragón; EQUO; Jóvenes de IU; Juventudes Socialistas; PSOE; Rolde Choben, PAR; y UPyD.

Los participantes del II FORO JÓVENES DE ARAGÓN (FOJARA) manifestaron:

1º) La importancia de las elecciones del 25 de mayo para el futuro de Europa
2º) La necesidad de unas instituciones europeas al servicio de las personas
3º) El deseo que desde estas elecciones se establezca como prioridad conseguir mayores cotas de cohesión social a través de proporcionar empleo digno, muy especialmente a los jóvenes.

Por todo ello, han significado su creencia creemos en la suma importancia de la participación ciudadana a través del voto en la jornada del 25 de mayo.

El acto fue presentado por la directora de la fundación SIP, Carmen Magallón. La sesión fue inaugurada por El Justicia de Aragón, Fernando García Vicente que estuvo acompañado por la Directora de Participación Ciudadana del Gobierno de Aragón, Isabel Cebrián.BmZs64TIYAAT3Ut

Los participantes presentaron ponencias sobre:
“Escenarios para una posible reforma de las instituciones”, “Europa en constante evolución”, “Aragón en Europa: Unión y desarrollo”, “Euro, disciplinador de gasto político”, “Introducción a Europa”, “Instituciones europeas: su función”, “La fiscalidad en la UE”, “Políticas de cohesión territorial” y “La Europa social”

Tras la exposición, cada representante explicó los puntos más importantes de su partido con relación a las elecciones europeas. La sesión concluyó con un debate sobre los asuntos tratados.

Javier Jiménez Olmos

30 de abril de 2014

SANTOS Y MILAGROS

Cada vez que se trata de escribir reflexiones sobre asuntos relacionados con la religión hay que tener exquisito cuidado de no herir la sensibilidad de las personas que tienen ese sentimiento. Por eso, antes de seguir, quiero expresar mi más profundo respeto por cualquier creencia religiosa, siempre y cuando no quiera ser impuesta por la fuerza a otras personas que no la tienen.

La Iglesia Católica acaba de canonizar, entre otros, a dos de sus últimos máximos representantes. No voy a discutir, ni criticar lo  que la Iglesia decida hacer dentro de sus competencias. Pero como persona sí quiero hacer unos comentarios al respecto.

Misioneros_Informe_03A mí me gusta la Iglesia de la defensa de los más débiles, la de los discursos de tolerancia y apertura, la de la solidaridad, la de su compromiso contra los poderosos que oprimen y explotan a sus semejantes, la que reza y trabaja para que todos seamos iguales y disfrutemos de dignidad y bienestar.

Me quedo con la Iglesia que de Jesús de Nazaret que vivió para hacer el bien y cuya memoria motiva por su cercanía humana y compasión. Prefiero la Iglesia humilde, las de los curas y monjas que predican el Evangelio con su ejemplo diario, con su dedicación a los demás; la Iglesia de los que callan sus heroicidades y solo se les oye cuando gritan en favor de los más necesitados. Prefiero la Iglesia del Papa que lava y besa los pies de los pobres a la de los jefes de Estado que se inclinan ante el Papa y le besan la mano.

papa-francisco1Comprendo que para muchos creyentes santificar  a personas fallecidas sea muy importante para conservar su ideario y su forma de ver la vida. Entiendo que crean en los milagros realizados por la intercesión de los santificados. Pero yo creo, sobre todo, en los santos que viven entre nosotros y en los milagros que realizan a diario.

Creo en los santos y santas que a diario se sacrifican, a veces hasta dar su vida, por ayudar a los más pobres en campamentos de refugiados, en misiones donde la miseria y la muerte son un suceso diario sin repercusión mediática; en los que reparten su comida, incluso se quedan sin comer, para que otras personas puedan subsistir; en los que reparten sus riquezas entre los más desfavorecidos; en los que dan trabajo digno sin pensar en sus egoístas beneficios; en los que sufren persecución por sus ideas, por su religión o por su raza; en los que viajan miles de kilómetros para buscar sus medio de vida y el de sus familias.images

Y creo en los milagros; en el milagro que tiene lugar para que puedan vivir millones de personas que viven en el mundo con menos de un euro al día; en el milagro que realizan millones de familias para poder llegar a final de mes, para dar educación a sus hijos, para poder alimentarles de un modo sano; en el milagro que deben hacer millones de parados para poder encontrar en trabajo.

¿La Iglesia de los santos y los milagros es compatible con la de los milagros y los santos en los que yo creo?

Javier Jiménez Olmos

29 de abril de 2014

 

25 DE ABRIL. CLAVELES MARCHITOS

clavelesEl 25 de abril de 1973, parte de los militares del ejército portugués se rebelaron contra la dictadura de Salazar, que había ejercido el poder desde 1929. A este golpe de estado se le denominó “revolución de los claveles”, debido a que los soldados portugueses adornaron con esas flores los cañones de sus fusiles en señal de lo pacífico y democrático de sus intenciones para derrocar al dictador.

El 11 de septiembre de 1973, un militar acabó con la vida y con el régimen de un hombre elegido democráticamente por los chilenos(1). Menos de un año después, los militares portugueses acabaron con la penúltima dictadura de la Europa Occidental. Unos años antes, durante los sesenta, los militares griegos derrocaron la democracia griega y mantuvieron durante unos pocos años la llamada dictadura de los coroneles, por ser un grupo militares de este rango los que propiciaron el golpe de estado (2).

En España, perduraba la dictadura de un militar que también se sublevo contra una república novata, que intentaba alcanzar una democracia de la que ese país nunca había disfrutado (3). En el régimen franquista la dictadura de los coroneles griegos no fue condenada sino justificada; el golpe de los militares chilenos fue aplaudido y ensalzado, casi condecorado; el de los portugueses silenciado y desprestigiado, ante el temor de contagio.

Los pocos militares españoles que se atrevieron a pronunciarse a favor de la democracia sufrieron persecución, exclusión o expulsión de las fuerzas armadas, previo consejos de guerra en condiciones de indefensión. Tardaron muchos años en recobrar su prestigio, su rango militar y su reconocimiento por parte de la España oficial.

Los militares portugueses estaban hartos de una guerra colonial absurda que costaba enormes sacrificios a todo el país y que, como casi siempre, solo beneficiaba a unos pocos. Los jóvenes militares portugueses recogieron el sentimiento del pueblo y se rebelaron pacíficamente contra un régimen que oprimía y exprimía a una gran mayoría de los lusitanos. Los capitanes de las fuerzas armadas portuguesas acabaron, sin causar una sola víctima, con una dictadura que gozaba del apoyo de potencias occidentales, como la griega, la española o la chilena.

Hoy, Portugal, como Grecia y como España, son países democráticos porque sus ciudadanas y ciudadanos pueden elegir sus gobiernos a través de procesos electorales. Sin embargo, los tres países están en una situación económica crítica. A pesar de los esfuerzos a los que se les ha sometido, con imposiciones económicas de dudosa efectividad a la vista de los datos objetivos, pretenden continuar por la senda de la convivencia pacífica en democracia.

images
El 25 de abril de 1974, los militares portugueses se unieron a su pueblo y sellaron sus cañones con claveles. Prefirieron arriesgar sus vidas para defender una causa tan justa como la de la libertad y la democracia. Hoy no les dejan hablar en el Parlamento , los poderes actuales son reacios a que los que provocaron con su revolución pacífica expresen su descontento con la deriva actual de su país (4).

Pero el pueblo portugués, como el griego y el español son sufridos. Supieron aguantar años de horrendas dictaduras hasta alcanzar la democracia por métodos pacíficos. Una democracia que ahora les ha impuesto un sistema económico que no parece dar satisfacción a todos; que a la vista de informes de organizaciones nacionales e internacionales, y en contra de lo que desde medios oficiales se dice, está provocando más desempleo, más desigualdad, más pobreza, menos bienestar y menos seguridad humana.

Los claveles de la revolución portuguesa se están marchitando de no regarlos, de abonarlos con materiales tóxicos, de no dejarlos ver la luz.

Notas.-

(1) El 11 de septiembre de 1973, el general Pinochet y la mayor parte del ejército chileno provocaron un sangriento golpe de estado en Chile para derrocar al presidente Allende, que había sido elegido democráticamente por los ciudadanos chilenos. La dictadura militar duró hasta 1990.

(2) En 1967, un grupo de coroneles griegos derrocaron mediante un golpe de Estado. La dictadura militar duró hasta julio de 1974.

(3) El 18 de julio de 1936, el general Franco y la mayor parte del ejército español se sublevaron contra el gobierno la II República Española, lo que provoco una guerra civil con miles de víctimas, y un régimen dictatorial que duró  hasta la muerte del dictador en noviembre de 1975.

(4) Los capitanes que lideraron la revolución de los claveles han sido invitados a los actos conmemorativos del 40º aniversario de ese acontecimiento histórico, pero no les dejarán hablar ante el temor de que expresen su disconformidad con las políticas de los dirigentes actuales. Por ello han declinado la invitación y han organizado otro acto en que sí podrán expresarse libremente.

Javier Jiménez Olmos

25 de abril de 2014

LOS ESCLAVOS

2724476556_bb13d400f5Durante siglos gran parte del mundo cristiano no tuvo escrúpulos en emplear a personas africanas de raza negra como esclavos. La esclavitud era fácil de justificar por motivos culturales o religiosos. Unos hombres y mujeres cuyo color de piel era sinónimo de carencia de humanidad y, por ello, su trato debería ser como el que se daba a los animales. Su misión trabajar y reproducirse, como las bestias. Desde el siglo VII hasta el siglo XIX, la esclavitud fue un hecho normal en la civilización cristiana occidental. Los beneficios que producía no daban tiempo a pensar que esos “negros” eran personas y, por lo tanto, en la incoherencia con la doctrina de igualdad de todos los seres humanos que defendió Jesús de Nazaret.

No hay datos fiables sobre la magnitud de la tragedia de la esclavitud. Algunos autores estiman que hubo unos quince millones y medio de esclavos en el periodo señalado; otros, en cambio, aumentan la cifra hasta los cien, incluso doscientos, los millones de personas de raza negra esclavizadas entre los siglos VII y XIX. Con datos más fiables, se sabe que, en 1790, sólo en las colonias británicas del Caribe había casi medio millón de esclavos.

La esclavitud supuso un gran aliciente para el comercio: un gran negocio en el que los costes laborales eran únicamente el sustento (lo mínimo posible) de los esclavos. Sin duda, muchas grandes fortunas nacieron al amparo de ese sistema económico. La abolición no fue una tarea fácil, de de hecho, la esclavitud aún perdura a principios de este siglo XXI (algunos, incluso, la promocionan hoy en día: “hay que trabajar más y ganar menos”. La pregunta es hasta qué límite).

Porcentaje de esclavos en la actualidad

slavery-per-capita-map-wo-arrows

Oficialmente, la esclavitud se suprimió definitivamente en 1886, cuando Cuba fue el último territorio en conceder la libertad a los esclavos. Previamente lo habían hecho Puerto Rico, en 1873, y los Estados Unidos en 1865; aunque, como es de sobra conocido, todavía quedaba mucho por hacer para conseguir una igualdad real entre blancos y negros en ese país y en otros muchos.

El comercio de esclavos fue nefasto para la población africana y para su economía; una gran deuda pendiente, muy difícil de compensar por los herederos de aquellos tratantes y de las naciones o imperios que los apoyaban. África se convirtió en una fuente de recursos sin distinguir entre los humanos y los materiales. Ambos, personas y recursos materiales, fueron tomados para una misma finalidad: la de obtener los máximos beneficios. La esclavitud propiciada por el colonialismo provocó la desestructuración política y social de África, y la inseguridad. La esclavitud y el colonialismo destrozaron el sistema económico anterior que no era solamente de subsistencia como se ha pretendido presentar. El África pre colonial disfrutaba de un sistema de intercambios con una producción agrícola, minera, artesanal y metalúrgica e, incluso, con un sistema monetario basado en el oro.

Esclavitud y colonialismo son palabras asociadas a lo largo de la historia. La esclavitud convirtió en siervos sin derechos a las personas, el colonialismo hizo lo propio con regiones enteras. Aunque después de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los países colonizados lograron su independencia formal, las metrópolis de una manera directa o indirecta siguieron explotando a los africanos y expoliando sus recursos naturales.

descargaAhora esas metrópolis, deudoras con los africanos por su gran parte de culpabilidad en su subdesarrollo, su pobreza y sus conflictos, crean fronteras amuralladas con alambradas cortantes para mantenerlos fuera de su visibilidad. Ya no conviene que vengan, no se necesitan personas libres.

¿Se necesitan esclavos?

Javier Jiménez Olmos

14 de abril de 2014

Los buenos líderes

images (1)Los líderes son aquellas personas capaces de influir en otros individuos, de motivarlos, de convencerlos para alcanzar unos objetivos comunes. Los líderes son los artífices del cambio, de la transformación de los sentimientos individuales en colectivos, de hacer que los sueños sean posibles.

Cuando los líderes se empeñan en presentar una realidad que solo ellos perciben, los seguidores, perplejos por la disonancia entre lo transmitido y las vivencias personales, pueden dejar de aceptar ese liderazgo. Es cierto que siempre habrá incondicionales, a los que poco les importarán los datos objetivos ni las experiencias propias o cercanas. Siempre podrán justificar las decisiones y actuaciones de sus líderes mediante el traspaso de responsabilidades. Esta actitud de liberar a su líder de culpa sobre errores o fracasos vendrá, seguramente, orquestada desde el propio líder o sus círculos cercanos con el fin de hacer creer a sus incondicionales que todo es culpa de circunstancias que no se pueden controlar o de intromisiones consecuencia de normativas que se deberán modificar.

gandhiSin embargo, los líderes verdaderos no se escudan en terceros para disimular o justificar sus actos y decisiones. Los líderes auténticos actúan y se hacen responsables de cada una de sus decisiones. Cuando asumen el liderazgo deben ser consecuentes y coherentes. Consecuentes con la asunción de responsabilidades inherentes a su función, lo que quiere decir, entre otras muchas cosas, que deben ser conscientes de que si asumen el liderazgo es porque piensan que pueden mejorar actuaciones anteriores y no para lamentarse continuamente de lo mal que lo hicieron sus predecesores. Y coherentes con todo lo que prometieron a sus seguidores con el fin de solucionar los problemas de la comunidad.

Estos líderes asumen el pasado para transformarlo según su visión, comunicada y aprobada por sus seguidores. Lo hacen con entusiasmo motivador, con racionalidad apasionada. Los líderes aprenden las lecciones de la historia pero no se recrean en ella, ni la utilizan como excusa fatalista para justificar su fracaso a la hora de resolver los problemas presentes.

Los líderes deben ser sensibles, pensar que sus decisiones pueden causar tremendos sacrificios a sus seguidores. Cuando deciden, lo explican con el respeto que merecen las personas a quienes pueden perjudicar sus resoluciones, y, además, cuidan sus gestos para no ofenderlas, principalmente los más débiles.

teresaLos líderes no reprimen, convencen. Comunican continuamente con aquellos a los que dirigen. Lo hacen con sinceridad, con honestidad. Reciben las protestas como parte implícita al ejercicio del liderazgo. Huyen del aplauso incondicional y de las adulaciones interesadas. Consideran la crítica y la autocrítica como parte fundamental del progreso en todos los órdenes de la vida.

Los líderes que pasan a la historia son aquellos capaces de integrar, de trabajar sin descanso para lograr acuerdos, para realizar cambios en los que todos aporten y participen. Huyen de conductas unilaterales, de negociaciones de suma cero en las que una parte gana todo y la otra nada. Sus discursos y sus actuaciones se realizan pensando en que todos, incluidas las minorías, merecen respeto a sus valores y creencias, a su cultura y forma de vida.

Los auténticos líderes están en permanente contacto con la realidad que viven sus seguidores. Aunque, dependiendo del nivel de liderazgo, el contacto directo puede ser una tarea difícil, sí pueden recibir esa información más próxima a los seguidores a través de informes de organismos, entidades u otras organizaciones no ligadas jerárquicamente a los líderes. Los estudian, los analizan y en su caso los valoran. El líder acepta con humildad las críticas y las protestas, pide perdón por sus errores y, llegado el caso, deja su puesto a otro si comprueba que sus decisiones no conducen a los objetivos esperados.

imagesLos líderes transformadores motivan para lograr los cambios que mejoren la sociedad y el bienestar de las personas que la componen. Motivan con su ejemplo, su coherencia, su honestidad y su habilidad para resolver los problemas actuales y planificar de modo que no se den en el futuro.

Los buenos líderes no se corrompen, ni dejan que nadie lo haga; son transparentes, abren las puertas de sus despachos y de su corazón.

Para esos buenos líderes la ética es su bandera.

Javier Jiménez Olmos

4 de abril de 2014